Cinetec STD CTT SONY-STD

Sigue a RevistaPantalla.com en:  






















Katia D Artigues
Cuenta su historia y cómo nace el programa Shalalá
Publicada en la Revista no. 105 el 16 de febrero 2009
compartir8021

Untitled Document

Por José Antonio Fernández Fernández

Le recomendamos también leer las entrevista con los siguientes periodistas:
Carmen Aristegui
Joaquín López-Dóriga
José Gutiérrez Vivó
Javier Alatorre
Denise Maerker
Jorge Ramos
Sergio Sarmiento
Adela Micha
Ciro Gómez Leyva
Javier Solórzano
Adriana Pérez Cañedo
Oscar Mario Beteta
Eduardo Ruíz-Healy
Carlos Loret de Mola
Carlos Marín




Katia D'Artigues es la periodista más creativa, original e imaginativa de México. Su estilo muy suave le permite preguntar cualquier cosa, cualquiera, y que el entrevistado se sienta en un ambiente en el que pueda responder sin temor a ser enviado al paredón. En cada uno de los espacios en los que colabora siempre ha encontrado la manera de aportar ideas únicas, novedosas y atractivas. Es una mujer muy femenina.
Sabe del valor de la imagen y jamás la olvida. Igual en su columna en los diarios, en la que inicia con una foto comentada (lo que nadie había hecho antes), que en sus espacios de televisión, en los que siempre ha encontrado la manera de sorprender al espectador y mantenerlo atento. Lo hizo cuando participaba, junto con Andrés Roemer, en el programa Entre lo público y lo privado. Ahí dejó huella. Antes aportó en el programa Círculo Rojo de Canal 2, con Carmen Aristegui y Javier Solórzano, en el que se abrió espacio con su ingeniosa sección Contra Reloj, y ahora de nuevo marca audiencia y hace época al frente del programa de entrevistas Shalalá, que es ya una emisión emblemática de TV Azteca y Canal 13.
En Shalalá formó un equipo de primera línea. Comparte la conducción con Sabina Berman, una mujer inteligente que se toma siempre en serio. Las dos dedican una hora o más a explorar el alma de los entrevistados. Se olvidaron de esa terrible mala costumbre de la televisión comercial de formular preguntas rápidas para encontrar respuestas rápidas. En Shalalá saborean cada noche el arte de la conversación y nunca se vuelven jueces de sus entrevistados. Hacen periodismo con estilo propio, lo que siempre se agradece.


José Antonio Fernández: En internet, junto a la columna que publicas en El Universal, aparece todos los días un texto breve que te retrata. Ese texto me llamó la atención. Dice varias cosas de tí. Apunta el texto que no querías ser columnista política, pero sí monja, ingeniera, arqueóloga, historiadora, filosa... filósofa y escritora. ¿Es verdad que tu primera opción fue ser monja?
Katia D'Artigues:
Quise serlo como una semana y media. Después lo olvidé. En El Universal me pidieron que hiciera un texto para que me presentara a los lectores. Yo nunca he sido muy partidaria de las cosas formales. Todo lo que dice ese texto es cierto. He querido ser todo eso y más. Cantante, maestra, astronauta, motociclista.
Una de las cosas que me gusta de mi vida es que me imagino haciendo munchas cosas. Sin duda he encontrado en el oficio diario del periodismo una manera fantástica para acercarme a cualquier cosa que sea de mi interés. Tengo este enorme privilegio de entrevistar a diferentes personas y eso es algo único. Puedo entrevistar a políticos o hacer reportajes en Guaymas sobre recursos acuáticos. A mí lo único que me falta es tiempo, horas en el día.

José Antonio Fernández: ¿De dónde viene tu deseo de ser periodista?
Katia D'Artigues:
Yo creo que es algo que se dio y al mismo tiempo lo busqué. No tengo antecedentes familiares de alguien que se hubiera dedicado al periodismo, en todo caso hubiera sido química. En mi familia hay muchos químicos, empezando por mi papá. En mi casa hay una vocación científica.
El primer culpable de mi acercamiento con el periodismo, y digo culpable como de broma y no, fue mi papá. De niña yo tenía muchos problemas de socialización. Yo era una niña muy seria, estúpidamente responsable y odiosa. Era de las que le preguntaba al profesor: ¿ya va a checar la tarea, maestro? ¡Imagínate!
Al ver mi manera de ser, mi papá me propuso que escribiera un periódico. Su idea era que yo me acercara a mis compañeros del salón. Le hice caso y armé mi primer periódico. Estaba en sexto de primaria. Le puse el nombre de La Estrella Informativa. Un nombre cursi, cursi, cursi. Mi papá entonces estaba haciendo una maestría en el Tec. Me platicaba cosas de su maestría y yo traducía eso que me contaba. También incluía notas de sus anécdotas en mi periódico.
Mi mamá mecanografiaba lo que yo escribía, le sacaba copias fotostáticas y así salía el periódico. Yo misma lo repartía, por supuesto.
Además, a mí siempre me ha gustado leer. Leer es una suerte de escape para mí. Es la oportunidad de conocer otros mundos que no están a mi disposición. También me gusta desde siempre escribir cuentos y cartas, sobretodo cartas. Me encanta escribir cartas y y recibir cartas. He tenido muy importantes relaciones en mi vida que han sido epistolares. Algún día me gustaría hacer una novela epistolar.


José Antonio Fernández: ¿Sí te cambió la vida el haber hecho el periódico en la primaria, te hizo más sociable?
Katia D'Artigues:
No. La verdad es que no. Me hice sociable hasta finales de la secundaria y en la preparatoria. Cambié porque tomé la decisión de alivianarme. Fue una época de cambios. Mi mamá empezó a trabajar muchísimo. Se dieron más espacios de libertad y también de mayor responsabilidad porque me hice cargo, un poco más, de la casa y de mi hermana. Fue un momento en el que cambió mi vida.
Cuando mis padres se divorciaron, mi hermana y yo decidimos quedarnos con mi papá. Fue una etapa de muchísima libertad y también de gran responsabilidad. Fue también una de las mejores etapas sociales de mi vida.


José Antonio Fernández: ¿Qué pasó dentro de tí?
Katia D'Artigues:
Creo que empecé a relajarame. Siempre fui muy exigente conmigo misma.

José Antonio Fernández: Si todo quieres ser, como dice tu texto, ¿lo que te gusta es el mundo?
Katia D'Artigues:
Sí me gusta el mundo.
Yo he tenido dos grandes maestros en mi vida, uno de Filosofía (Nacho) en la universidad y otro de Biología (Hugo Hernández) en la prepa. En la prepa yo hacía otro periódico, que tenía mayor éxito que el de la primaria. Lo armaba con una amiga que al igual que yo en ese tiempo también quería ser química. Terminamos ambas estudiando Comunicación.
Ella escribe telenovelas (Gabriela Pérez-Lau) y yo soy reportera.
Mi maestro de Biología me dijo: puedes ser buena química, pero considera que puedes dedicarte a escribir. Fue él quien me hizo cambiar de opinión.
Me puedo imaginar haciendo muchas cosas en mi vida. Alguna vez fui maestra de kínder por un tiempo.

José Antonio Fernández: Si pasó por tu mente ser monja, ¿quiere decir que hay una parte muy religiosa en tu familia?
Katia D'Artigues:
Sí la hay, y yo diría que es una idea católica mal entendida que duró por varias generaciones, hasta antes de mi mamá. Mi mamá fue novicia, novicia rebelde digo yo. Duró seis meses en el convento. Yo siempre estuve en escuelas laicas y mixtas, nunca en católicas.
Ya en la universidad, luego del divorcio de mis padres yo estaba aprendiendo a manejar la casa en la que vivía con mi papá y mi hermana. Me quedé a cargo. Entonces me acerqué mucho a los Legionarios de Cristo y pertenecí a Reino, el movimiento laico que tienen. Pero me desilusioné mucho porque sentí una enorme manipulación de la religión. Entonces me alejé de los Legionarios y me volví casi atea, que no atea. Pero ahora me he reconciliado.


José Antonio Fernández: ¿Te reconciliaste con la religión católica?
Katia D'Artigues:
Sí, no voy a misa pero sí rezo. Desde que nació Alan, mi hijo, no concibo a la religiosidad sin un profundo sentido de agradecimiento. Es algo que me ha regalado Alan: un profundo agradecimiento por la vida y también me ha reconciliado con Dios, o con mi idea de Dios, que no es necesariamente católica. Cuando rezo igual digo una Ave María o una del Dalai Lama.

José Antonio Fernández: Quizá para algunos esto que voy a decir sea algo simplista, pero yo creo que los seres humanos estamos hechos de cinco partes: una sentimental, otra emocional, otra física o carnal, otra más mental y otra espiritual. Quien logra desarrollar las cinco partes consigue encontrar que el ser humano es extraordinariamente rico.
Hoy en día se habla muy poco o nada de la parte espiritual, es un terreno para muchos negado que hasta pena puede llegar a dar. Es muy raro que alguien confiese rezar, pero tú me lo estás diciendo. Me hablas de esa parte espiritual. También te atreves a decir públicamente que eres madre soltera y que tu hijo tiene síndrome de Down.
¿Por qué tomas la decisión de hacer un libro abierto de partes muy importantes de tu vida, que otras personas prefieren ocultar?
Dices sin problema quién eres, ¿por qué?
Katia D'Artigues:
Por varias razones. Primero porque me siento muy orgullosa de haber tomado la decisión de ser madre sola y también me siento muy orgullosa de Alan, y porque estoy convencida de que los secretos son una cosa terrible para la humanidad. Para mantener un secreto es necesario utilizar demasiada energía. En mi familia el peso de un secreto fue catastrófico y llevó al suicidio a uno de mis tíos. Sí pienso mucho en Luis cuando he tomado esta decisión de ser muy abierta con mi vida.
Entiendo la pertinencia de tus preguntas hoy, pero creo que en unos diez o quince años nos vamos a estar riendo de que me hayas preguntado el por qué decidí decir abiertamente que soy madre soltera.
No nos hemos dado cuenta de que la sociedad ha cambiado. Hoy al menos el treinta por ciento de los hogares en México están siendo mantenidos por una mujer y son hogares uniparentales. Hoy no soy una ave rara, simplemente lo digo.
La discapacidad de Alan, mi hijo, me ha dado regalos maravillosos. He sido muy abierta y eso me ha traído enormes satisfacciones. He escrito todo el proceso. Tener un hijo con discapacidad da mucho miedo. Lo rechazas o sientes que lo rechazan. Te haces esas preguntas difíciles, como el por qué me pasa esto a mí. Necesitas vivir un duelo, porque pensaste que ibas a tener un hijo distinto al que tienes y hay que empezar a amar al que tienes. Todo esto lo he escrito, es muy público y me ha traído muchas satisfacciones. Mi blog tiene 117,000 clicks y por ello me gané un premio en España. El fin de semana pasado me encontré con una mujer que me agradeció haber escrito esos textos, reconoció a Alan y lo saludó. Me dijo que su hijo había nacido con paladar hendido y que mi texto le había servido de mucha ayuda. Me dio las gracias y me animó a seguir escribiendo. Es acercarse a otras mujeres y a otros padres.
Todo esto ha sido catártico. Pertenezco a muchas comunidades, como al gremio periodístico, pero esta comunidad de padres con hijos con discapacidad es otra cosa, es algo que nunca había sentido en mi vida. Hoy es mi misión en la vida.
Viendo a la distancia, pienso que debe haber un plan más allá de lo que yo he pensado. El que Alan llegue a mi vida me explica muchas cosas. Ahora entiendo el por qué soy columnista política, porque sí puedo influir en muchos terrenos. Porque puedo impulsar a que se hable del tema de la incapacidad y empezar a reportearlo. Es un regalo fantástico. Lo es.


José Antonio Fernández: Te hago una pregunta personal más. El que hayas decidido ser madre soltera. ¿te va a llevar a no casarte nunca?
¿Está dentro de tu imaginario el tener más hijos?
Katia D'Artigues:
Sí, claro. Podría casarme o vivir con alguien. Me gustaría tener más hijos pero no me aviento otro sola. Si con el tiempo no vivo con nadie, quizá adopte otro hijo. Hay muchas formas de hacer una familia. Muchísimas.

José Antonio Fernández: Te hice la pregunta porque alguna vez escuché a una terapista decir que es muy bueno que un niño con discapacidad tenga un
hermano o hermanos.
Katia D'Artigues:
Yo no concibiría mi vida sin mi hermana. La adoro. Es una compañera de viaje.

José Antonio Fernández: ¿Qué hace tu hermana?
Katia D'Artigues:
Trabaja junto con mi papá en una compañía de distribución de productos químicos para la industria hulera, con h. Esa empresa la fundó mi abuelo, quebró y volvió a levantarse.
Te digo que es la industra hulera con h, porque cuando van a las convenciones cantan entre todos esa canción conocida que dice: huleeeeeros, huleeeeeeros.
Y también tengo otra hermana, que es mi prima pero es como mi hermana. Sin ellas dos no comprendería mi vida.


José Antonio Fernández: En ese breve texto de El Universal que se publica en internet, dices también que te hubiera gustado ser, además de filósofa, filosa. Tengo la impresión de que filosa sí eres, ¿Compartes mi opinión?
Katia D'Artigues:
Sí lo soy, todos los días afilo mi lápiz.

José Antonio Fernández: ¿Para qué afilas tu lápiz?
Katia D'Artigues:
Yo sí creo que el humor en mí, que es la ironía y el sarcasmo que viene junto con el ser filoso, es un mecanismo de defensa y también una forma de ver la vida. Es una apuesta.
Valoro mucho a las personas que se ríen, se me hace un signo de inteligencia. Es la verdad. La vida es demasiado corta como para tomársela demasiado en serio. Somos realmente muy pequeños aunque algunas veces creamos ser muy grandes. Ser filosa es una vacuna.


José Antonio Fernández: ¿Cómo se da tu entrada al periodismo profesional?
Katia D'Artigues:
En la Universidad Anáhuac yo era la encargada de la comunicación de la Sociedad de Alumnos de la carrera de Comunicación.
Entonces Alejandro Junco de la Vega decidió fundar el periódico Reforma en la Ciudad de México. Fueron a muchas universidades a convocar a los alumnos de Comunicación para que hicieran un examen que les daría la entrada para trabajar en el nuevo periódico.
A mí me tocó organizar la conferencia del Reforma en la Anáhuac. Fue fantástico. Cuando vi la imagen del periódico El Norte me sucedió algo especial. Me dije: voy a hacer el examen y ahí voy a estar.
Así sucedió. Aplicamos tres mil personas de universidades públicas y privadas. Nos quedamos como 40. Soy fundadora de Reforma. Me fui mes y medio a Monterrey a capacitar.


José Antonio Fernández: ¿A qué sección del periódico Reforma entraste al inicio?
Katia D'Artigues:
Yo quería entrar a Cultura, pero cuando regresé de la Capacitación en Monterrey sólo había espacio abierto en la sección de Espectáculos. Yo que me sentía muy trascendente e inteligente, me quería morir. No sé cómo no me corrió mi jefa de entonces. Fui de una soberbia horrible. Cuando me preguntaron qué quería cubrir, les respondí que nunca en mi vida había abierto una sección de Espectáculos de ningún periódico. Me asignaron cubrir teatro y ha sido una de las mejores experiencias que me han pasado en mi carrera. Aprendí a amar el teatro.

José Antonio Fernández: ¿Cómo es que llegas a escribir de política?, que curiosamente es algo que no querías hacer en tu vida.
Katia D'Artigues:
Insistí en Reforma que quería cambiarme a Cultura, pero no me dejaron. Entonces cambié de periódico. Me fui a El Financiero. Me encargué de la cartelera de teatro, y aclaro que de todo tipo de teatro. La sección sólo aparecía los fines de semana. Era una gran cartelera que se llamaba La Agenda del Espectador. Podía hacer entrevistas y notas, además de recomendar obras. Luego hice el programa de radio La Taquilla, pero me corrieron. Fue entonces cuando Alejandro Ramos, el director del El Financiero, me dijo que me iba a dar más trabajo aunque no me pagaría más. Acepté, me pareció bien.
Me encargó hacer una copia de una columna que publicaba El País en su tercera de forros, que se llamaba Gente. Hablaba de personas. La escribían con humor. Utilizaban cables (informativos) que otras secciones ignoraban. Bauticé mi columna con el nombre La Crème de La Crème. Era información internacional que reportaba lo que hacía la high society de todo el mundo. Ahí leías noticias de reyes,
de Michael Jackson y su pedofilia o de Gorbachov anunciando Pizza Hut. Se fue convirtiendo en una columna política.


José Antonio Fernández: ¿Cómo se siguen dando los cambios en tu vida profesional?
Katia D'Artigues:
Conozco en El Financiero a Raymundo Riva Palacio, quien ha sido una influencia para mí. Alejandro Ramos es como mi padre periodístico. Es una persona con la que estoy en deuda siempre porque me dejó ser. Literalmente me dijo: has lo que quieras. Si lo haces lo harás bien y eso será siempre bueno para el periódico y para tí. Me dejó empezar a entrevistar políticos.
Las entrevistas me encantan, las veo por encima de la columna. Me flipan las entrevistas. Son un gran privilegio porque conoces a otra persona. Alejandro Ramos me guió, me aventó, me dejó ser.


José Antonio Fernández: ¿Qué viste en Raymundo Riva Palacio que tiene una influencia sobre tí?
Katia D'Artigues:
Raymundo Rivapalacio se daba cuenta de detalles siempre. Tiene una vocación internacional. Antes de las diez de la mañana ya leyó diez periódicos del extranjero. No ve a México en solitario. La mayoría sólo vemos a México, él ve a México y al mundo todo el tiempo.
Raymundo (Riva Palacio) me invitó a fundar el periódico Milenio. Era un proyecto irresistible, un privilegio. Entré con pasión. Además, el equipo era fantástico. Estaban Ciro Gómez Leyva, Carlos Marín, Marta Anaya y muchas más personas interesantes. Lloré por semanas.
El Financiero es mi casa. Mi alma máter es Reforma. Milenio es mi primera gran apuesta. En Milenio me fue muy bien. Se dio esa gloria de la creatividad que surge cuando inicias un proyecto. Tuve la enorme fortuna de pensar cómo quería hacer mi columna. Ahí empecé a publicar mi columna con una foto.



Lea más de lo que dijo Katia D'Artigues
publicado en exclusiva por Canal100.com.mx

José Antonio Fernández: ¿Consideras que cuando entras al periódico Milenio es el momento en el que te das a conocer?
Katia D'Artigues:
Antes mucha gente pensaba que Katia D'Artigues era un seudónimo tras el cual escribía un hombre. Pero cuando lanzaron el periódico Milenio nos hicieron toda una campaña publicitaria. Fue una de las primeras sesiones de foto que tuve en mi vida. Me fue muy bien. Viví de nuevo esa gloria de la creatividad. Tuve la enorme fortuna de pensar cómo quería hacer mi columna. Aposté colocar una foto comentada, que muchas veces es lo que más ve la gente.


José Antonio Fernández: ¿Por qué decides salir de Milenio?
Katia D'Artigues:
Porque me enamoré, fue una coyuntura feliz en mi vida. Mi chavo, Amílcar, se iba a una instancia de investigación en Yale. Me invitó para que fuera con él. Hice maletas y me fui. Tuve un nombramiento como investigadora en la misma universidad. Hice un paréntesis en mi vida.

Cuando les avisé que me iba a Yale (en Milenio), me dijeron que si quería me fuera a Tumbuctú, pero que debía estar en México cada mes para hacer el programa Milenio Televisión, que era cada 4 semanas. Surge entonces una oferta de El Universal que fue muy buena para mí.
En un momento cambié de país, de estatus social y de trabajo. Muchas cosas al mismo tiempo.


José Antonio Fernández: ¿Cómo se asimila tanto cambio?
Katia D'Artigues:
Con espíritu aventurero. Quizá la bronca fue regresar después. Troné con Amílcar. No me arrepiento de haber hecho la apuesta.
Me quedé en El Universal y en México. En El Universal tengo ya 6 años.


José Antonio Fernández: Cuando se dio el cambio político en México en el 2000, que entra Fox y sale el PRI de Los Pinos, los programas de televisión políticos desaparecieron de la pantalla. Había sólo uno que otro. Pero últimamente se ha dado un nuevo furor de programas políticos. Cada uno de estos programas tiene su mérito, pero el que tú conduces con Sabina Berman, Shalalá, se ha convertido en el más importante. Ahí la dinámica es lenta y larga, y entonces la política se ve de otra forma. Es también amable. Se salieron del esquema.
Te pregunto: ¿cómo imaginaste hacer Shalalá?, que hoy se convirtió ya en un programa con valor histórico para la televisión mexicana.
Katia D'Artigues:
Shalalá lo soñé y lo imaginé desde hace muchos años. Antes debo decirte que nunca quise estar en la televisión porque me daba pena, una suerte de vergüenza. En la universidad siempre fui la productora, pero nunca la que aparecía a cuadro.

Ya como periodista, para mí era relativamente fácil lograr química con un invitado cuando le hacía una entrevista en un café, como lo estamos haciendo en este momento. Pero cuando imaginaba esta fórmula en televisión, me parecía imposible lograr esta comunicación. Porque en la tele hay mucha gente, luces, movimiento y hasta interrupciones. No le veía posibilidades para hacer una conversación íntima entre dos o tres personas frente a cámaras. Quería hacer la réplica en televisión de esa conversación de café que me gusta tener con mis entrevistados.
Antes de producir Shalalá probé con varios experimentos. Uno de ellos fue la sección Contrareloj, que hice en el programa Círculo Rojo, de Carmen Aristegui y Javier Solórzano. Ahí no salía yo a cuadro. Tuvo mucho éxito. Era una entrevista a botepronto.
Shalalá lo imaginé como una cámara de Hessel (con las cámaras y el staff tras los muros de la escenografía para hacer entrevistas de la forma más íntima posible). Y te hablo que yo pensaba en esta fórmula desde mucho antes de Big Brother. De hecho alguna vez se la propuse a un directivo de Televisa. Me dijo que estaba loca, que a nadie le interesaría ver eso. Que además era una producción muy cara. Y sí es una producción muy cara.

Yo soñé por años la idea de Shalalá y siempre creí en el proyecto. Sucedió que un día Andrés Roemer se fue con Entre lo público y lo privado al 40 y a mí me ofrecieron hacer un nuevo programa para TV Azteca. Me dijo Tristán Canales que presentara el proyecto que yo quisiera. En ese tiempo descubrí que estaba embarazada.

Shalalá fue un programa de cocimiento lento. Nos tardamos en encontrar la producción ideal. Hicimos dos pilotos. Estudiamos la escenografía, la iluminación y todo lo que tendría el set. A los cinco meses del nacimiento de Alan, salimos al aire.


José Antonio Fernández: ¿Por qué el nombre Shalalá?
Katia D'Artigues:
A mí me dijeron que hiciera el programa que yo quisiera, y la invitación la tomé al pie de la letra.
Yo siempre me imaginé en ese espacio con alguien más. Sabina Berman es mi vecina en la vida real y la veo como una hermana mayor y al mismo tiempo como mi par. La conocí entrevistándola. Somos muy buenas amigas. Ella sabía del proyecto del programa de televisión con el que soñaba desde hace mucho tiempo. Le había platicado mi idea.

Antes se dio la posibilidad de que hiciera otro programa con Sabina Berman y Denise Dresser, pero yo no quise participar porque valoraba mi anonimato (en ese entonces). Yo quería seguir subiéndome al metro y caminar por las calles sin problema. Cuando se acuerdan de mis motivos para no entrar a ese proyecto, se ríen mucho de mis razones.

José Antonio Fernández: ¿Y ya no puedes andar en el metro hoy ni caminar por las calles?
Katia D'Artigues:
¡Claro que sí! Pero toma en cuenta que yo siempre pienso que cuando voy a hacer algo me va a ir muy bien. Por eso pensaba que no podría caminar por las calles si hacía ese programa. Nunca contemplé, ni contemplo, que me puede ir de la fregada.

Sabina Berman defendió el nombre Shalalá. Lo propuso porque shalalá era una de mis muletillas más recurrentes. Cuando platicaba y actuaba el programa de mis sueños, siempre decía shalalá. Por eso insistió en el nombre. Yo le dije que debíamos buscar algo más serio. Pero ella vio que era el bueno.

José Antonio Fernández: Me parece también que fue un acto de cortesía de Sabina Berman, porque ella es tu invitada. ¿Imaginaste que les iría tan bien con Shalalá?
Katia D'Artigues:
¡Por supuesto! ¡Claro! Tenemos una gran televisora en un horario privilegiado y fantástico. Y nos va muy bien porque trabajamos mucho y nos gusta lo que hacemos. El que nos vaya bien no es una casualidad. No nos sentamos a fumar un cigarrito para ver cómo pasan las cosas.
Nos pusieron frente al programa político más visto de Televisa, que es Tercer Grado, y eso también nos ha hecho crecer porque es un gran reto. Estar junto a Sabina Berman también es un gran reto. Nuestra productora Hilda Soriano es fantástica. Isabel Tardán, nuestra directora, es talentosísima. Tenemos un buen equipo de investigación y de producción, en el que está también Alejandra Quero. Nos tenía que salir bien.

José Antonio Fernández: ¿Todos los políticos aceptan asistir a Shalalá?
Katia D'Artigues:
En algunas ocasiones se tardan en dar el sí, que entiendo puede ser por coyunturas políticas. Por ejemplo, el secretario del Trabajo no quiere estar en Shalalá porque considera que es un programa muy relajado que contrasta con la situación del país. Sé que Javier Lozano toca bien el piano, y queremos que lo toque en el programa. Crisis o no crisis, la gente seguirá tocando el piano.
López Obrador se tardó muchísimo en aceptar. Yo llevaba seis años pidiéndole una entrevista y nunca había dicho que sí. Y sigue sin querer darme la entrevista que yo le quiero hacer. Pero continúo insistiendo porque soy renecia.

José Antonio Fernández: ¿No le hiciste a AMLO la entrevista que tú querías?
Katia D'Artigues:
No, fue de coyuntura. Se dio cuando él flexibilizó el cerco informativo. Porque era él quien tenía puesto un cerco informativo a los medios.

Yo quiero hacerle a López Obrador una entrevista de semblanza personal. Pero dice que no porque me tiene miedo. Dice que no le gustan ese tipo de entrevistas, que ha leído algunas que he hecho y que no, que no se siente en confianza conmigo. Tarde o temprano la haremos.

José Antonio Fernández: Hay periodistas que juegan a encontrar la verdad y llegan a creer que le pueden creer al entrevistado. Desde mi punto de vista es una postura muy peligrosa, siempre, y más si se entrevista a políticos.
Tratando de descubrir los secretos de tu encanto como periodista, tengo la impresión de que tu juego es nunca creerle al entrevistado, sino sólo preguntar. Y del juego de preguntar no te mueves.
Katia D'Artigues:
Nunca lo había pensado de la forma como lo planteas, pero creo que sí, a eso juego.
Yo respeto mucho la inteligencia de las personas que me leen y me escuchan, y a quienes entrevisto también. Yo lo que intento es que cada quien se muestre lo más fielmente posible a como es, y que los demás hagan sus juicios. Por eso es importante que se dé ese ambiente de confianza. Yo no soy quién para juzgar a nadie.

En la entrevista no hay preguntas tontas, la clave está en dejar hablar al otro. A veces un ¿deveras. mmmhh?, puede tener mejor efecto que la pregunta más sesuda. Si realmente escuchas al otro, hay más posibilidades de obtener una respuesta y que cada quien saque sus conclusiones.

José Antonio Fernández: Antes de que aparecieras junto con Sabina Berman (no le quiero quitar nunca el crédito) en el programa Shalalá, en México se vivía un furor por las preguntas rápidas que querían respuestas rápidas (en los programas políticos). Considero que es la forma más fácil para que un político puede torear las preguntas de cualquier tipo. Son un regalo para los entrevistados.
En Shalalá rompieron con la fórmula preguntas rápidas y respuestas rápidas. ¿Cuando iniciaron Shalalá se propusieron en forma conscienter desde el principio combatir esa fórmula?
Katia D'Artigues:
Yo hice la fórmula de las preguntas rápidas durante muchos años, que también tiene su chiste. La utilicé en Contrareloj y en Entre lo público y lo privado. Hay que prepararse para hacerlas, aunque sé que a un entrevistado muy entrenado le perdonas la respuesta si sale con algo simpático.

Ahora que está de moda el slow food, habría que poner de moda el slow interview.


José Anntonio Fernández: ¿Te has sentido desubicada por el éxito de Shalalá, por haber logrado esa capacidad de convocatoria extraordinaria? ¿Te has vuelto amiga de los políticos?
Katia D'Artigues:
Si te refieres a si me siento más importante o si se me subió, te puedo decir que no. Siempre he sido muy terrenal.
Sé que si en este momento de mi vida me buscan, es porque les convengo, porque me quieren vender algo. Puede ser información, imagen, una candidatura o venderme que son los mejores.

Por supuesto no se da una relación totalmente deshumanizada con los entrevistados, hay simpatías o empatías. Pero a mí sí me queda claro que yo desempeño un trabajo periodístico. En este sentido agradezco mucho el haber empezado en Reforma en donde tienen normas intraperiodísticas muy estrictas, como el no aceptar regalos y el que el periodista pague las comidas (y no permitir que le inviten).

Me sirvió mucho lo que nos decía la maestra María Luisa Díaz de León: la manera más fácil de comprar a un periodista, es con un halago. Y eso es algo que siempre lo tengo muy presente. Cuando alguien me dice que soy muy hermosa, que mis ojos son pispiretos y maravillosos y que soy bien simpática y tengo la letra muy bonita, entonces de inmediato primero me pongo a pensar el por qué esa persona me halaga. Esto no significa que siempre sea absolutamente desconfiada.

 

 

Lea otras 26 respuestas de lo que dijo
Katia D'Artigues
publicadas en exclusiva por Canal100.com.mx

1. Yo no tengo buenos amigos políticos. Considero que guardo buena relación con algunos, y sólo eso. Mis amigos están en otro lado.

2.
Shalalá sí es un programa que revela. El tono en el que se hacen las preguntas no implica falta de seriedad. Somos relajadas al preguntar y estamos muy conscientes de que es importante dejar al otro hablar, pero no sin orden. No se trata que llegue alguien, onda Muñoz Ledo, y diga lo que quiera.

3.
La libertad de expresión es algo que es necesario revisar todos los días. No creo que haya reglas. La única noticia que hoy no daría es que alguien es homosexual, a menos de que esa persona quiera decirlo. Fuera de eso todo lo relativo a lo humano debe saberse.

4.
Entendiendo que toda libertad está acotada, veo que la prensa escrita y mucho más allá el internet, son libérrimos, comparados con otros medios de comunicación.

5.
Hoy estamos viendo cosas que no veíamos antes. Hoy no necesitas firmar con tu nombre en internet. Haces tu nic, y ya. Además, nadie necesita que otro decida publicarlo, y eso cambia exponencialmente las cosas.

6.
Hay una estadística en relación a los sitios de internet: de cada 10 páginas de internet nuevas, ocho son visitadas solamente por las persona que las pusieron en línea. Y es que todo el tiempo se están abriendo páginas nuevas.

7.
Jamás me han dicho que no puedo publicar un artículo. Nunca.

8.
Nunca nadie me ha ofrecido un chayo (dinero o pago en especie por escribir a favor de alguien), sería genial hacer la crónica.

9.
Creo que sí existe el chayo todavía. Corren rumores de que existe y que se da en mensualidades.

10.
Hay tanta oferta de medios el día de hoy, que si un periodista deja ver que está vendido al régimen, o a alguno de los muchos regímenes que existen, de inmediato pierde credibilidad con la gente.

11.
Cuando recibo información o me acerco a una entrevista, comprendo que la información que recibo es parcial y que voy a conocer sólo un pedazo del pastel, no todo. Eso me obliga mañana a reportear en otros lados para tener la información que va completando ese pastel.

12.
Las personas somos complejas, y eso siempre debo tomarlo en cuenta al ejercer el periodismo.

José Antonio Fernández: No te identifico como antilopezobradorista ni como pro AMLO, tampoco como anticalderonista ni en pro. No te veo como anti ni como pro. ¿Lo eres?
Katia D'Artigues:
No, y eso me parece bien. Hay quien dice que soy de extrema derecha y otros al día siguiente me ubican de extrema izquierda. No soy ninguna de las dos. Yo creo que nadie tiene la verdad absoluta.

14.
Los políticos son seres humanos muy divertidos. Están seguros que su enorme importancia será retratada por la historia y que además se verán bien. Yo no veo que dentro de 20, 30 ó 40 años vaya a existir un libro que cuente cómo nació Shalalá con Sabina Berman y Katia. Pero los políticos sí se ven en los libros que aparecerán en 5, 10 o cien años. Están seguros que dirán: "en 2008, Manlio Fabio Beltrones... shalalá". Los políticos me encantan como personajes, son muy interesantes.

15.
Aprendo en todo lo que hago, es mi actitud ante la vida. Pero ahora que hablamos de los políticos, te quiero decir que me encantó reportear teatro. Aprendí muchísimo. Me gustó hacerlo porque creo que todos tenemos nuestra propia historia de teatro y tendemos a ser los dramaturgos de nuestras vidas. Todos tenemos nuestros propios miedos y nuestras propias dudas y razones para levantarnos por la mañana. Aunque no hayamos matado a nadie, siempre hay esqueletos en nuestro clóset de cosas que no queremos ver. No me refiero a muertos, necesariamente.
Cada persona somos un mundo y eso se me hace fascinante. Y la política mexicana es un gran teatro. Es un enorme espectáculo. No es casual que yo haya sido reportera de espectáculos y después me hayan pasado a política, porque la política se empezó a hermanar con el espectáculo de tal manera que ya no se sabe quién es quién y cuál es cuál. Yo sólo percibí la realidad y la escribí.


16.
La política está montada como si fuera una obra de teatro. ¡Claro que lo está! Y cada vez está más montada en base a encuestas, focus group y demás. Cada vez somos menos espontáneos. Antes un político se subía a una silla y empezaba a dar un discurso, ¿quién lo hace así ahora?
Hoy mandan a hacer encuestas, se sacan una foto carísima, junto a ellos vive el encargado de mercadotecnia que les dice cómo y también su asesor de imagen que los cuida en todo momento y que les dio un curso de miradas, de cómo vestirse y de cómo leer el teleprompter. Todo es un montaje. Esto no significa que hay que creer hoy más o menos, sino verlo como es. Que cada quien decida si cree lo que lee, ve o escucha.

17.
Soy una ferviente convencida de internet. EL Universal tiene muchos más lectores que lo leen por internet que en su versión impresa. Internet puede terminar siendo más visto que la televisión. El columnista clásico, que era el periodista reverenciado y hasta temido, es una especie en extinción.

José Antonio Fernández: Normalmente los periodistas que trabajan en periódicos y los intelectuales ven a la televisión como un medio menor, y quieren que la televisión se adapte a ellos en vez de ellos adaptarse a la televisión. Piensan siempre en el fondo y no en la forma. Me queda claro que tú sí respetas a la televisión como medio y buscas ser creativa al entrar a la pantalla. Tan es cierto lo que digo, que has encontrado tus formatos televisivos. ¿Por qué respetas a la televisión?
Katia D'Artigues:
Todos los medios son buenos, pero el poder que tiene la televisión de llegar a las casas y de estar en la cama con, es fantástico. Es un gran privilegio hacer televisión. Como periodista lo más importante es tener algo que decir.
Mi apuesta es llegar al mayor número de personas que se pueda, aunque durante mucho tiempo y todavía hoy en algunos casos hay quien piensa que la información política debe llegar sólo a una élite.
Pienso en la forma al hacer televisión porque sin duda la forma es fondo. Siempre lo ha sido en mi carrera, desde que empecé. Siempre he creído que la forma de decir las cosas es la mitad o más de la mitad de la razón por la que la gente te lee, te ve o te escucha. Tengo una vocación por la claridad. Busco explicar con las palabras más sencillas posibles para que un mayor número de gente comprenda y siga lo que hago. Me leen chavos y muchas mujeres.

18. Si no le apostamos más a una agenda más ciudadana y si no nos responsabilizamos más los ciudadanos de nosotros mismos, en lugar de responsabilizar al gobierno por lo que nos pasa, estamos jodidos.

19. Estoy muy contenta de vivir este momento. Tengo culpa porque no estoy todo el tiempo que debería o quisiera con mi hijo Alan.

20. El poder que puedo tener hoy lo siento como un privilegio y como una oportunidad, para conocer más y hacer un mejor trabajo. Con el poder que tengo hoy puedo influir en las cosas que quiero influir, que es básicamente la inclusión de las personas con incapacidad. Por única vez en la vida sí estoy buscando influir de manera concreta y hacer uso del poder con el que cuento, sea mucho o poco.

22. Sí aprecio el Teletón porque le dio mucha visibilidad a las personas con incapacidad, pero ojalá pronto pensemos en ellos como personas con plenos derechos, igual que tú y yo, y no como pobrecitos. Con derechos a la salud, al trabajo, a la educación...

23. No tengo novios políticos, y menos en plural. No tengo ni un novio.

24. La seducción intelectual es la que tratan de ejercer cotidianamente los políticos.

25. A México lo veo hoy enojado y dividido. No hemos superado el 2006. Tenemos muchas ganas de echarle la culpa a alguien más por lo que nos sucede a nosotros mismos, y eso es algo que debe cambiar.

26. Yo acepto que no hago lo suficiente por México, lo acepto. Pero de lo que hago, mi mejor trabajo es esta conciencia que quiero despertar en diversos grupos, tanto sociales como de poder político y de medios de comunicación, sobre las personas con discapacidad.





Otras
Entrevistas con:
EN CLAVE de H, por GuaPur: Productor de Lentes Oscuros incluye 6 semáforos en la película No-Muro
VÍCTOR Ugalde alerta: la crisis que afecta al cine es un reflejo del sistema neoliberal
TELEVISA da a conocer estrategia para enfrentar la pandemia Covid-19: congela gastos y echa mano de su extensa videoteca
ASOCIACIÓN Nacional de Cines Independientes hace llamado de apoyo al sector por Covid-19
NOMINADOS Diosas de Plata por Ópera Prima, Mejor Guión Original: La camarista, Todas las pecas del mundo, Polvo...
ASÍ podrían ser temporalmente salas de cine y teatros en México
PENNY Arcade utiliza mezclador ATEM para transmitir Childs Play
CTT tiene todo listo para arrancar producciones bajo medidas de salud
ANICE renta unidades móviles y racks de producción para series, eventos, campañas...
CINETEC promueve cabeza Cartoni, deslizado ultrasuave y asegura movimientos de alta calidad
SOLUCIÓN Teknomérica con BirdDog para producción remota en vivo, no se requieren tarjetas teléfonicas para el envío
AEQ distribuye AudioCodec Phoenix Stratos, solución perfecta para cualquier broadcaster
FLUOTEC distribuye CineLight 480 Super Quad, luminaria autónoma que no necesita balastro
SMART-telecaster Zao-S, codificador móvil de fácil uso con solo 3 botones. Distribuye Punto Ti
SONY 4K BRC-X400, cámara robótica compatible con Flujo IP y equipada con capacidad NDI HX para control de producción remota
PANASONIC AK-UC4000 4.2K, opera de forma simultánea en HD y 4K
EDUARDO Echeverría experto en streaming con Virtual Corp
PELÍCULA Amores Perros restaurada y remasterizada con sonido poderoso se exhibirá en el Zócalo este diciembre 2020
AIANET distribuye luminarias Kino Flo, gran aliado para cinefotógrafos por su suavidad en rostros
TEKNOMÉRICA diseña Proyectos con tecnología JVC, tecnología altamente apreciada por televisoras
CINETEC distribuye ARRI L10, consume únicamente 400 watts y temperatura de color ajustable
AMTEC promueve la cámara Canon EOS 300 MARK III, con enfoque automático continuo de alta velocidad
LAURA Cortés ADoP realiza Mamá al volante con cámara Sony FS7 y lentes Zoom Angenieux
TELEVISA se prepara para reiniciar producción de telenovelas, series, unitarios de comedia...
TV Azteca también prepara reiniciar producciones, estrenará reality Survival con Arturo Islas
NOMINADOS Diosas de Plata por Ópera Prima, Mejor Guión Original: La camarista, Polvo, Todas las pecas del mundo...
TEMA de la Semana: Fondos públicos para producir cine, vitales para toda la industria audiovisual
PERSONAJE de la Semana: Guillermo del Toro, el defensor más efectivo de Fidecine
CAMPAÑA de la Semana: efectiva protesta contra desaparición de Fidecine, diputados de Morena se echan para atrás
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: época de oro en contraste con tiempos de fondos públicos que resucitaron al cine mexicano
EN CLAVE de H, por GuaPur: así haría la escena con fondos públicos para película No-Muro
CANACINE publica Medidas de Mitigación de Riesgo ante contagios del COVID-19 en la Industria Cinematográfica y Audiovisual
SONY otorga un período adicional de 45 días de garantía por contingencia a equipos nuevos
SECCIÓN Expo: Aianet distribuye Blueshape CVS4X, carga hasta 4 baterías
SECCIÓN Expo: Cinetec distribuye cabezal Cartoni Focus 22, sistema de laberinto infinitamente ajustable
EFD convoca a Concurso de Fotografía #QuédateEnCasa, cuenta una historia: aquí las reglas
IMCINE no desaparece, Fidecine continúa con todo su presupuesto y Foprocine se integra a Fidecine en 2021
AQUÍ Nuestra Propuesta para fijar 9 Reglas Básicas que permitan regresar a la producción en el set de series, comerciales, películas...
LA cámara más vendida de Sony para noticias es la PXW-Z280. Graba 4K / HD en sumultáneo
DÍA 58 al 64: otros siete videos de José Antonio Fernández recomendando películas para reflexionar sobre El Encerrón
CUIDADO con el ozono o luz ultravioleta para desinfectar, advierte la FDA. Pueden causar daños
PATRICIA Coronado imparte Diplomado en Cinefilias para producir cine y recuperar la inversión
67 por ciento opina: buena idea el semáforo para identificar pasos de apertura
FIDECINE se convirtió en el fabuloso salvavidas del cine mexicano, tod@s lo defienden
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: Cómo es la vida en pueblos de México sin Covid-19
TELEVISA y SEP hacen trato para ampliar cobertura de clases en línea, llegan ahora a otros 7.9 millones de personas más
CINEMEX crece con cines en Estados Unidos, suman 420 salas. Buena noticia para el cine mexicano
NOÉ Hernández gana premio al Mejor Actor por Kokoloko en Festival de Tribeca
MEDIDAS económicas para atender el impacto de la crisis Covid-19 en las artes escénicas
IMCINE no desaparece, defienden fondos públicos para producir películas

Votación Sondeo
¿Qué medidas son más importantes para protegerse del Covid-19?

  • Cada quien debe hacerse responsable de sus actos para protegerse del contagio y tratar de no contagiar a nadie

  • 25 %
  • Mostrar compañerismo siempre y ofrecer ayuda a las personas que lo necesitan

  • 25 %
  • Que la gente se porte bien y sea muy honesta

  • 50 %

     

           
       Informacion Estrategica/Negocios
       -PROFESIONALES de la tele trabajan al ...
       -SKY, Izzi , Megacable y Total Play ...
       -60 por ciento pronostica que el sexenio ...
       Sólo para Fanáticos
       -EN CLAVE de H, por GuaPur: Productor de ...
       -VÍCTOR Ugalde alerta: la crisis que ...
       -TELEVISA da a conocer estrategia para ...
       Iluminación
       -FLUOTEC distribuye CineLight 480 Super ...
       - AIANET distribuye luminarias Kino Flo, ...
       - CINETEC distribuye ARRI L10, consume ...
       3D Estereoscópico
       - ANICE renta equipo para streaming en ...
       - COLOR Cassettes distribuye Switcher ...
       -PUNTO Ti distribuye grabadores Atomos ...
       Informes Tecnicos
       -PENNY Arcade utiliza mezclador ATEM ...
       -CTT tiene todo listo para arrancar ...
       - ANICE renta unidades móviles y racks ...
       No-lineales
       -PENNY Arcade emplea mezclador ATEM Mini ...
       -TEMA de la Semana: Plan de Apoyo de los ...
       -COVID-19 acelera el desarrollo de la ...
       Switchers
       - TEKNOMÉRICA distribuye mezclador ...
       -PENNY Arcade emplea mezclador ATEM Mini ...
       -TUDN logra 6.5 millones de espectadores ...
       Renta equipo
       -CTT tiene todo listo para arrancar ...
       - ANICE renta unidades móviles y racks ...
       -PRODUCEN serie Stargirl con dos cámaras ...
       Servidores/MAM/Automatizacion
       -TUDN logra 6.5 millones de espectadores ...
       -SECCIÓN Expo: Sony mejora sus productos ...
       -ARTEC promueve Solución de ...


    Panasonic STD

       
     Sección Revista Virtual Telemundo Entrevistas