Mpi Dirsa Anice STD

Sigue a RevistaPantalla.com en:  






















Vanessa Bauche
Todas las películas en las que he actuado han ganado premios en México o el extranjero. Todas
Publicada en la Revista no. 86 el 15 de diciembre 2005
compartir5725

Untitled Document

Por José Antonio Fernández F.

Vanessa Bauche es la actriz joven mexicana más comprometida con la temática social. Su trabajo en la
pantalla grande siempre es de gran fuerza. Empezó su carrera como actriz a los 12 años en la obra de teatro Peter Pan. Creció en un ambiente artístico y su mamá la apoyó para que pisara los escenarios desde muy pequeña. Canta, baila pero está dedicada de lleno a la actuación. Ha ganado muchos premios. Dos arieles tiene en su poder por las películas De la Calle y Un Embrujo. Con Amores perros su fama se catapultó. Ha grabado telenovelas como Morir dos veces y La Jaula de Oro.
Sólo acepta hacer cine o televisión cuando considera que los papeles que va representar tienen un sentido social.

José Antonio Fernández: ¿Cómo es que decides ser actriz?
Vanessa Bauche:
Vengo de familia artística. Por parte de mi papá, los Bauche, se han dedicado en forma profesional y amateur a cuestiones artísticas. Mi papá fue precursor del bossa nova en México, fusionó la música antillana con el rock y el soul, se dedica básicamente a la rumba y tiene un grupo de jazz que se presenta en el bar Nuevo Orleáns. Mi madre no se dedicó profesionalmente a esto, pero siempre amó las artes y en particular el cine europeo. Mis papás son divorciados. Se separaron desde que yo era muy chica. Tengo un hermano menor que es muy talentoso. Tiene oído absoluto. Toca el piano, la guitarra y compone.
Mi hermano y yo crecimos en un ambiente bohemio. Fuímos tratados siempre como entes pensantes desde chicos. La prioridad era que habláramos y siempre se nos dio un lugar en las reuniones de adultos. Teníamos libertad de expresarnos y se nos fomentó siempre el hacer actividades artísticas.
Un tiempo viví de cantar. Hice comedia musical de muy chavita.

José Antonio Fernández: ¿Heredas el gusto por el cine de tu mamá?
Vanessa Bauche:
Cuando yo era chica, iba con mi mamá al cine Gloria. Hacían corridas hasta de tres películas por un boleto. Mi madre se aventó como el borras: me llevó a ver tres largometrajes de Felipe Cazals en un sólo día cuando yo tenía 14 años. Vimos El Apando, Las Poquianchis y Canoa.
Lo primero que me impactó fue ver otro tipo de cine mexicano. Yo pensaba que sólo teníamos cine de ficheras y en blanco y negro. Desconocía en ese momento que en los setentas se había dado esa camada de cineastas como Cazals, Hermosillo, Ripstein y Fons. Cuando salí del cine Gloria, me sentí identificada. Para mí fue un agasajo ver la trilogía
de Cazals. Sentí que las historias y las actuaciones eran verdaderas.
Para ese entonces, yo ya había empezado a hacer telenovelas en Televisa y conocía el cine de Bergman, Visconti, Bertolucci y Fellini porque mi mamá me llevaba a la Cineteca Nacional. Participé desde los 12 años en Peter Pan y estuve cerca de entrar a escena en Chorus Line.


José Antonio Fernández: ¿Te parecieron muy fuertes las películas de Cazals?
Vanessa Bauche:
Mi mamá me advirtió antes de entrar que eran películas fuertes, y que cerrara los ojos cuando me impactara una escena. Sí fueron fuertes para mí, pero lo que más me impactó fue el tono actoral. Las actrices de Cazals en Las Poquianchis están adelantadas a su época. Me sorprendí mucho al ver con tanta verdad en escena a Ana Ofelia Murguía, a Diana Bracho, a María Rojo y a todas ellas. Esa resonancia no la había visto yo en ningún otro lugar.
Al estar viendo las películas de Cazals decidí que era eso lo que yo quería hacer. Más que las cuestiones de contenido social y los temas de las películas, lo que me tocó artísticamente fue la verdad que sentí al ver las actuaciones. Me llegaron al corazón.

José Antonio Fernández: ¿Y la televisión?
Vanessa Bauche:
Yo no subestimó a la televisión como medio. No estoy de acuerdo con quienes consideran que los actores trabajan en televisión sólo por dinero.
Pienso que este oficio de ser actriz es sagrado,
y que el actor puede y debe hacer un buen trabajo en cualquier escenario. La calidad actoral es responsabilidad del actor. Incluso me parece que es difícil hacer televisión que suene verdadera. No es fácil actuar frente a tres cámaras y con apuntador, con gente en escena que igual no son actores y que te cambien el guión 5 minutos antes de grabar. Además, agrégale que debes echarte 150 capítulos o más diciendo lo mismo. Sin ironías, te puedo decir que es un gran reto construir un personaje en televisión.


José Antonio Fernández: ¿Cómo te fue en tu primera actuación en cine?
Vanessa Bauche:
Claudia Becker, la legendaria y reconocida seleccionadora de casting, me propuso
para la película Revenge, con Kevin Costner y Antony Quinn, dirigida por Tony Scott. Fui a la audición, me llamaron varias veces y ahí dije: de aquí soy. Yo tenía que interpretar a una joven que trabajaba en un burdel como mensajera y que ayudaba a escapar a la protagonista que estaba ahí secuestrada. Tony Scott me pidió que fuera a la calle a ver y a conocer prostitutas. Yo tenía 14 años. Me gustó mucho el trabajo de Scott. Me fue pidiendo matices con mucho detalle. Al final no me quedé con el papel porque decidieron que debía hacerlo un hombre.
Aunque no hice la película, me dije: mi elemento es el cine, esto es lo mío.
Afuera de la oficina de producción de Revenge, había un letrero que ofrecía entrenamiento actoral para cine en inglés. Las clases las daba Jorge Zepeda, hermano de Pepe Alonso. Le pedí a mi mamá que le llamáramos por teléfono. Le hable y no quería aceptarme porque decía que estaba muy chica, pero le pedí que me viera y me hiciera una prueba.
Ese mismo día me acompañó mi mamá al taller de Zepeda y me quedé cinco años con él. Aprendí toda la parte técnica del trabajo frente a cámara, que es algo que no te enseñan en ningún lado.

José Antonio Fernández: ¿Te capacitó para ser actriz de cine?
Vanessa Bauche:
Así es. Jorge Zepeda, a diferencia de muchos que dicen que enseñan la técnica, él sí vivió 20 años en Estados Unidos y viajó constantemente de Nueva York a Los Ángeles. Lo hacía en motocicleta. Era hippie y arquitecto.
Se metió en muchas escuelas de actuación. Conoció a fondo el método del Actors Studio y otras escuelas. Se trajo muchos métodos y las adaptó a México.

José Antonio Fernández: ¿Cuál fue tu primera película?
Vanessa Bauche:
Jorge Zepeda me dijo que podía darse una oportunidad en una película de Alex Cox, el cineasta canadiense. Me explicó quién era y me mandó nuevamente con Claudia Becker. Di mucha lata y aceptaron que hiciera la audición. Me quedé con el papel de la antagonista de la película El patrullero. También actuaron Roberto Sosa, Bruno Bichir, Malena Doria y López Rojas.
Le pedí a Alex Cox hacer una exploración de campo para hacer mi interpretación con verdad. Mi personaje era una prostituta joven con dos hijos y adicta a la cocaína. Pensé que las prostitutas que yo había visto en la ciudad de México no tenían nada que ver con las de congal de carretera. Fuímos todo el equipo a la búsqueda y encontramos a mi personaje cerca de Torreón. Pude platicar con ella, lo que me sirvió de mucho. Fue en 1989. Ya tenía 17 años.
Por cierto, ahora se está abriendo la posibilidad de hacer la secuela de El patrullero, que también será dirigida con Alex Cox.


José Antonio Fernández: ¿Y el canto y el baile?
Vanessa Bauche:
Mi maestro Zepeda me dijo que no podía poner en un curriculum canta, baila y actúa. Que eso era un chiste. Seguí cantando esporádicamente y tomé la decisión de dedicarme de lleno a la actuación.
Un año después filmé Un año perdido, la ópera prima de Gerardo Lara. Me premiaron con el Heraldo por Revelación en Cine.

José Antonio Fernández: ¿Por qué sólo interpretas personajes en películas en las que resulta evidente que existe una preocupación social?
Vanessa Bauche:
Hay una congruencia en mi discurso como actriz. No es casual, sino causal.

José Antonio Fernández: ¿Has rechazado papeles?
Vanessa Bauche:
Sí.

José Antonio Fernández: ¿Por qué?
Vanessa Bauche:
Yo necesito hablar con el director y verlo a los ojos para saber si hay contacto y nos entendemos. Si no es así, por ética no acepto. Necesito saber si está claro en lo que quiere decir y cuál es su intención de contar esa historia, y si esa historia en ese momento es importante para mí.
Yo he decidido ser representante de los sin voz.
Es algo que decidí desde muy chica por la influencia de mi maestro Jorge Zepeda y el cine de Cazals, Hermosillo, Ripstein y Fons. Yo decidí que esa era la línea que espiritual y humanamente a mí me comprometía más. Siempre he sido medio Robin Hoodesca desde chiquita. Me he metido en broncas por defender a los más débiles. Soy contestaria. Así me hicieron mis jefes.
Yo no me he ido al extremo feminista de mi mamá, soy más bien humanista. De ella he aprendido los valores esenciales y esos los tengo siempre muy presentes. Yo hago la paz, no la guerra.


José Antonio Fernández: Me parece que tu decisión por hacer un cine comprometido te ha abierto más puertas y te ha dado más, que si hubieras escogido el camino de haber tomado cualquier papel. ¿Estás de acuerdo?
Vanessa Bauche:
Creo que el éxito, o el reconocimiento, tiene que ver con poder ser congruente con lo que uno piensa, siente, dice y hace. Con escuhar tu corazón. Quizá se oye muy romántico o idealista, pero estoy convencida de que hay que hacer las cosas con entrega total. Por eso digo que no hago películas, tengo hijos.

José Antonio Fernández: ¿Qué pasó contigo luego de Amores perros?
Vanessa Bauche:
Sin duda, fue la película que me catapultó a nivel internacional.

José Antonio Fernández: ¿Te llegaron muchas propuestas de Amores perros?
Vanessa Bauche:
Sí, pero algunas no fueron proyectos interesante para mí y no los acepté. No quise porque no tomo decisiones de actuar en una u otra película por dinero. Yo hago esto porque me gusta, no es manda. Y tampoco me presiono por lo material, porque te mueres y no te llevas nada. Por supuesto que me preocupa tener una estabilidad económica, pero me interesa más tener una estabilidad espiritual e intelectual.

José Antonio Fernández: ¿Rechazaste luego de Amores perros varias propuestas?
Vanessa Bauche:
No te voy a decir que más de 20, pero dos ó tres de mucho varo, sí. Lo que provocó que me respetaran más y me ofrecieran hasta el triple de sueldo. Una de ellas fue una serie policiaca de crímenes sexuales en Nueva York. La serie se llamaba Odio y yo representaría al arquetipo de la latina sexual y cachonda, brava y fuerte. Era una serie que iba a mostrar lo más obscuro del ser humano. Yo creo que la psicopatía del cine nortemaricano ha hecho un daño mundial terrible y esa visión no la comparto.
Yo acepto trabajar con Tommy Lee Jones y hacer sólo tres escenas en su película, porque me interesa lo que se cuenta en Los Tres Entierros de Melquiades Estrada, por qué lo cuentan y cómo se cuenta.


José Antonio Fernández: ¿Luego de Amores perros pensaste en irte a vivir a Hollywood?
Vanessa Bauche:
No.
Antes de Amores Perros hice una película que se llamó Héroes o Traidores con Tom Berenger y Daniela Romo. Cuando el director vino a México al estreno de la película, me dijo: "Vanessa, en Hollywood hay un boom latino muy fuerte. Tu cara gusta mucho y te quieren allá. Debes venir en enero del próximo año para quedarte unos dos meses, para que contactes y conozcas a gente del cine".
De entrada te puedo decir que hacer eso no es tan fácil. Necesitas dinero para vivir allá, y no poco.
Yo no me quería ir de México hasta que no tuviera una posición sólida aquí. Quería sentirme satisfecha conmigo y con un lugar ganado a pulso como actriz. El año en el que me tenía que ir, filmé Amores perros y Piedras Verdes. Pasaron muchas cosas que me dijeron que siguiera haciendo caso a mi intuición.
No estoy negada a irme a vivir a otro lado, que puede ser Hollywood, Montreal o España. Pero la tentación del oro, ¡cuidado! Para nosotros el oro era el estiércol de los dioses. Los espejitos no me seducen. Yo quiero tener una libertad profesional y una tranquilidad económica. Cuando he estado en Hollywood y en Canadá me han tratado muy bien. Ellos respetan y mucho los premios Ariel, la trayectoria y la experiencia. Y viví muchos ejemplos que me hicieron comprobar su alto nivel de profesionalismo. Aquí en México es en donde no respetamos las cosas, el público sí, porque son los que reciben la obra.

José Antonio Fernández: ¿Consideras que la comunidad cinematográfica mexicana es poco respetuosa?
Vanesa Bauche:
Creo que hasta ahorita es cuando están empezando a valorar ciertas cosas. Hay mucho canibalismo.

José Antonio Fernández: Me da la impresión de que sientes que no estás valorada en México.
Vanessa Bauche:
Siento que estoy estereotipada. Creen que sólo puedo hacer Susanita o Digna Ochoa.

José Antonio Fernández: ¿Crees que te han encasillado en interpretar personajes sufridos y de escasos recursos.
Vanessa Bauche:
Sé que yo decidí darle voz a esos personajes. Creo que en general en México hace falta una profunda falta de visión del cine. No ha sido tratado todavía como industria y no se ha profesionalizado el oficio. La gente que hace el cine que a mí me gusta, lo sigue haciendo todavía como guerrilleros. No es posible que continúen batallando tanto para conseguir dinero que les permita terminar sus películas, con el prestigio y la trayectoria que tienen.
En pleno rodaje te enteras que la grúa cobró más que tú por 5 días de filmación y que además la escena de la grúa terminó quedándose en la sala de edición.


José Antonio Fernández: ¿No ves posible que fueras a Estados Unidos a trabajar y regresaras ya con capital para seguir haciendo cine en México? ¿O piensas que hacerlo así te contaminaría?
Vanessa Bauche:
Sí creo que podría hacerlo, pero necesitaría filmar películas con las que me sintiera a gusto. Si no fuera así a eso yo le llamaría alta prostitución. Es como si me casara con un millonario para que no tuviera nunca problemas económicos.
Yo no estoy en contra del avance económico. Bendita sea la publicidad, porque le da mucho trabajo a todo el mundo del cine.
A mí me encantaría hacer una película tipo Amelie. Cursi, de amor y de gente buena. Si yo no siento que una historia es importante para mí, no hago las cosas.
Yo creo que la congruencia sí paga bien. Sí te refuerza y te consuela.


José Antonio Fernández: En México tenemos la costumbre de hacer historias que no nos dejan muy bien parados a los mexicanos. ¿Por qué contamos tantas historias en las que se ve tanta miseria, y no hablo sólo de la económica?
Vanessa Bauche:
En México no terminamos salir de Pepe El Toro y el melodrama. La comedia es un género que está subestimado. Nos hemos estancado en un mismo género. No hacemos terror psicológico ni ciencia ficción. Hay contadas películas de animación.

José Antonio Fernández: ¿Valoras la crítica?
Vanessa Bauche:
Cuando se meten con el realizador o con el escritor en forma personal, eso no me parece. Cuando hay una crítica que analiza y aporta luces, me parece importante.

José Antonio Fernández: ¿Sientes que aún cuando te la has jugado con México consideras que en México no se la han jugado contigo?
Vanessa Bauche:
Aquí últimamente he hecho con Cazals dos películas (Digna y La vuelta del Citrillo), pero nadie más me ha llamado.
Yo tengo un compromiso de discurso como actriz, no le puedo dar mierda a la gente. Todas las películas en las que he trabajado, todas, han ganado premios en México o el extranjero. Y he filmado más de 20.


José Antonio Fernández: ¿Has trabajado en películas sin cobrar, gratis?
Vanessa Bauche:
No, porque creo que sería deshonrar mi oficio. Creo que sí tengo aptitudes
para vivir, para ganarme el pan. El no cobrar me parece una ofensa.
En Estados Unidos hay representantes, managers y abogados. Cuando Tommy Lee Jones me contrató le pedí que hablaran con mi representante en Estados Unidos. Aquí en México no tengo representante porque nadie se dedica a eso, o al menos yo no conozco a ninguno. Debería de haber y deberíamos hacer las películas de otra forma. Yo me pregunto: ¿qué clase de sociedad somos que permitimos que pasen todas estas cosas?
Creo que todo es cíclico y veo que hay brotes que pueden cambiar las cosas. Platiqué con un policía el otro día que me dijo que se dedicaba a eso porque era prieto, chaparro y panzón. Y que si agarraba a unos ladrones y los mataba, era seguro que en una de esas terminara en la cárcel, y si lo mataban no iban a tener dinero en su casa ni para la corona de muerto. Ese estigma que tenemos los mexicanos de avergonzarnos de nuestro origen y de que no vemos un horizonte, es lo que creo que nos ha dividido y no nos permite que se dé cohesión en ningún rubro, porque hay actitudes discriminatorias y de caciquismo todo el tiempo.


José Antonio Fernández: ¿Qué esperas de un director de cine?
Vanessa Bauche:
Honestidad, compromiso, apertura y comunión para ir por un mismo objetivo.
Utilizo la metáfora de la comunión porque creo que dentro de los procesos creativos, gestas. Y en el cine la gestación es en equipo, no lo puedo concebir de otro modo. Soy capaz de defender con uñas y dientes a cada uno de mis hijos, a cada una de mis películas, y eso es lo que espero de un director.

Más de lo que dijo Vanessa Bauche
en exclusiva para CANAL100.com.mx


Espero también que hagan las cosas con compromiso, porque es un privilegio formar parte de la actividad artística. Sé que hay millones de personas en el mundo que darían muchas cosas por aparecer un minuto en una pantalla de plata o de cristal, y nosotros tenemos ese privilegio.
En la pantalla se mueve lo más valioso del ser humano, que son sus deseos, anhelos, fantasías, lados obscuros, lo que no pueden decir, lo que han venido diciendo toda la vida y lo que han querido decir. Es el macroespejo de la conciencia humana. Si el director y yo no estamos en la misma idea, mejor no juego.

Más respuestas de Vanessa Bauche
publicadas en exclusiva en CANAL100.com.mx

J.A.F.: ¿Qué me puedes decir del director Felipe Cazals? (Con quien filmaste Digna, hasta el último aliento y Las vueltas del citrillo).
Vanessa Bauche:
Es un director microscópico. Es totalmente cuidadoso del trabajo actoral y de toda la atmósfera con la que arma cada escena. Cazals tiene un gran amor por su oficio de director. Ha sido congruente. Me identifico con él porque ha hecho variaciones sobre un mismo tema. Insiste en los temas que le duelen. Cazals no te deja (como actriz) resolver en forma obvia. Para mí ha sido un gran maestro y un gran amigo. Siempre tiene la disposición de orientar y de saber exigir al actor.

J.A.F.: ¿Y de Tommy Lee Jones? (Director con el que filmas Los tres entierros de Melquiades Estrada).
Vanessa Bauche:
Tommy (Lee Jones) es fan de Amores Perros. Le pidió a Guillermo Arriaga que me contactara. Llamé primero a Fitzgerald. Le dije que yo tenía representante y abogado en Estados Unidos. Yo creo que así deben hacerse las cosas para que sean claras. A los pocos días conocí a Tommy Lee Jones en su rancho. Me invitaron a comer. Me sentí bien con él. Le dije que tenían que hablar con mi manager para que yo firmara. Me presentó con su hija Victoria, que también es fan de Amores Perros. Como perdí mi pasaporte, me invitaron a hospedarme en su casa. Tommy (Lee Jones) sabe donde colocar la cámara. Creo que él tiene
mucho que dar, y hablo de discurso humano. Si continúa dirigiendo, va a hacer más cosas entrañables. Y es que si a esos niveles no se ha corrompido y está preocupado por poner en pantalla temas como el de Melquiades, me queda claro que no ha perdido el espíritu.
Te puedo contar algo: me invitaron a montar a caballo en su rancho. Se detuvo en el trayecto y bajó del caballo. Cortó una flor y me la mostró. Me dijo que le sorprendía que esas flores se dieran en un terreno prácticamente imposible. Esa actitud dice cómo es Tommy (Lee Jones), no ha perdido la sensibilidad, y lo digo porque es un hombre poderoso, de gran fama y de muchos recursos, y eso a muchos los enloquece. Guillermo Arriaga y Tomy Lee Jones comparten preocupaciones y por eso son grandes amigos.


J.A.F.: ¿Y de Alejandro González Iñárritu? (Director con el que Vanessa Bauche filmó Amores Perros).
Vanessa Bauche:
Es muy obsesivo, tremendamente riguroso. Nos dirigió en forma lúdica. Para dirigirnos nos ponía ejemplos de música. Me la pasé muy bien en la filmación de Amores Perros.


 



Otras
Entrevistas con:
RATINGNÓMETRO: América vs Cruz Azul, Número Uno en Top 5 de programas más vistos en México
TAQUILLÓMETRO: Dos del Top 10 son mexicanas. Dulce familia y No manches Frida 2
EN CLAVE de H, por GuaPur: 1000 niños platican en la frontera en película No-Muro
GUTIÉRREZ Vivó debería estar al aire, impulsó democratización de México
LISTA de Ganadores a los Premios Platino 2019
CECILIA Suárez gana premio Platino a Mejor Actriz por serie La Casa de las Flores
HUDSON Spider, reflector de tipo parabólico. Distribuye Aianet
BROTELEC es Distribuidor Oficial de Nevion para México y Centroamérica
TITÁN instala con ProTools de Avid y JBL salas Dolby Atmos
LABORATORIO de Lentes Umpeq: mantenimiento, reparación y capacitación
TEKNOMÉRICA distribuye Panasonic CX350 4K, puede conectarse vía WiFi
LU300 de LiveU puede transmitir en simultáneo a una televisora y también directo a redes sociales. Promueve Magnum
AEQ distribuye Xplorer, panel inalámbrico para usuario de intercom
CINETEC distribuye Arri Alexa Mini LF, sensor de gran formato
GORILLA Group incorpora DaVinci Resolve Studio para entregar contenidos HDR
LUMINARIAS Fluotec Studio Lighting para producir películas, series, anuncios…
SISTEMAS Digitales promueve Graphite de Ross, primer sistema Todo en Uno calidad broadcast
SONY A6400, cámara pensada para YouTubers, graba video en 4k
GRUPO Lighting distribuye carritos Backstage para equipo que requiere cuidados muy especiales
CHEMISTRY y FICG organizan Foro de Cinefotógrafos con invitados de América Latina
PANASONIC CX350 4K, conectividad a internet. Promueve Teknomérica
NETFLIX hizo suyas las series, ahora hace suyo al cine con película Roma
PELÍCULA Roma gana 38 premios internacionales, 4 por Mejor Fotografía de Cuarón
TIENDA Grupo Lighting: carritos Backstage, máquinas de humo, sillas de director, claquetas...
CIU: crece tele de paga en América Latina, el crecimiento de las OTTs no es aún tan potente
CLUB de Cuervos retrata el poder de los medios y en especial de las redes sociales
LAS 10 mejores películas sobre Voyeurismo: La ventana indiscreta, Peeping Tom, La conversación...
TEMA de la Semana: campaña en mundo real de Google sacude a publicistas mexicanos
PERSONAJE de la Semana: Guayabo Films se transforma en Casa Productora Creativa
CAMPAÑA de la Semana: vaso-intruso de Starbucks en Game of Thrones, ¿error o intencional?
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: publicidad en series, películas y telenovelas
EN CLAVE de H, por GuaPur: varias marcas quieren producir escena con niños en frontera de película No-Muro
EL Periodiquito de Sandra: Regla A para quienes sí son aceptados en un casting. Léanlo
ABIERTO Pre-Registro de la Expo Cine Video Televisión, es del miércoles 26 al viernes 28 de junio 2019
PATI Chapoy se la jugó con su propio proyecto y Ventaneando es formato líder
BILLY Rovzar: Netflix cambió el juego, hoy nuestras producciones se pueden estrenar en 189 países el mismo día
SOLUCIONES Magnum para transmisiones en vivo: Flujo IP con Lawo vía fibra óptica para partidos de fut
PRODUCEN programa TAP de Canal Once con cámaras Sony DSLR A7 SII
AMTEC da soluciones tecnológicas de alto desempeño para televisoras, youtubers, universidades...
TECNOLOGÍA para apoyar a la tele de paga ante las OTTs: requieren grabadores muy potentes
UBER es para el mundo de los taxis lo que Netflix es para el mundo del cine y la tele
JAIME Kuri le da mayor importancia al detalle de las historias en todas sus producciones
MARÍA Sarasvati ADoP realiza fotografía de película Blanco de Verano con Arri Amira
80 por ciento opina que una telenovela con la vida de Angélica Rivera rompería récords de audiencia
RATINGNÓMETRO: Box diamante: Canelo vs Jacobs, Número Uno en Top 5 de programas más vistos en México
TAQUILLÓMETRO: Una del Top 10 es mexicana. No manches Frida 2
FERNANDO Muñiz: Televisa sigue siendo líder de la televisión de habla hispana en el mundo
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: ¿qué pasa con las series que Netflix descataloga?
EN CLAVE de H, por GuaPur: en película No-Muro, AMLO preguntaría a Jorge Ramos
CONVOCATORIA para Pitching Sessions con Netflix en Premios Platino

Votación Sondeo
¿Fue intencional o un error el vaso-intruso de Starbucks en la serie Game of Thrones?

  • Sin duda es un error, HBO y Starbucks no pueden arriesgarse a decirle mentiras a los espectadores

  • Fue totalmente intencional, un truco publicitario

  •  

           


    Cinetec STD FundacionAzteca

       
     Sección Revista Virtual Telemundo Entrevistas