EDF Simplemente-STD Simplemente-STD

Sigue a RevistaPantalla.com en:  






















Jorge Ramos
El ataque a las Torres Gemelas fue peor que la guerra
Publicada en la Revista no. 61 el 12 de octubre 2001
compartir371

Jorge Ramos es el conductor de noticias en español más importante de Estados Unidos. Trabaja para Univisión, cadena que, según el mismo Ramos, controla entre el 70% y el 80% de la audiencia hispana en Norteamérica y que es vista en trece países de América Latina, incluido México.
Jorge Ramos decidió irse a Estados Unidos en 1984, y en 1986 ya encabezaba el departamento de noticias de Univisión que había resistido el zarpazo de Emilio Azcárraga Milmo y Jacobo Zabludovsky, quienes intentaron controlar y transmitir desde Miami/Univisión el sistema de noticias Eco. En ese proyecto El Tigre y Jacobo fracasaron.
Jorge Ramos se ha hecho importante porque es un periodista que está al nivel de cualquiera de los norteamericanos. Se maneja con libertad y tiene presencia en todos los sectores.
Una muestra: George W. Bush le concedió a Univisión (Jorge Ramos) la primera entrevista, "porque sabe que el voto de los hispanos en Florida fue la diferencia que le dio el triunfo para ocupar la Presidencia de Estados Unidos", asegura Ramos.
Aquí en las páginas de la Revista Telemundo dimos cuenta cómo Jorge Ramos preguntó al entonces Presidente Ernesto Zedillo, a la mitad de su sexenio y en entrevista formal en Los Pinos, cuánto costaba el kilo de tortillas. Zedillo no supo responder. Ramos recuerda que Zedillo se molestó y no le volvió a dar una entrevista jamás.


José Antonio Fernández: ¿Qué criterios periodísticos se aplican cuando hay una crisis como la del ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York?
Jorge Ramos:
Yo creo que lo primero es estar presente, es decir, no fallar. Lo importante es estar al aire o escribir la crónica desde el lugar de los hechos, o salir al aire en radio y poder describir exactamente lo que está ocurriendo. No hay que quedarse atrás.
Después, una vez que ocurren hechos como los de las Torres Gemelas, nos empezamos a dar cuenta que hay otros elementos que empiezan a contaminar la información, particularmente en los Estados Unidos. Por ejemplo, he estado siguiendo muy de cerca los comentarios y las páginas de opinión en México y América Latina, y todas están pidiendo moderación, puentes de diálogo y operaciones diplomáticas. Mientras que aquí en los Estados Unidos no, aquí lo que se escucha son tambores de guerra, decisiones definitivas para terminar con el terrorismo y llamados a la represalia y a la venganza. Lo que estamos viendo en la prensa norteamericana, que es la más libre que existe en el mundo, son periodistas que empiezan a actuar con otras consideraciones que no son periodísticas. Estamos encontrando muchos llamados al patriotismo, llamados nacionalistas del periodismo, que contaminan la información porque definitivamente toman partido.


J.A.F.: ¿Y en este momento cuál es tu posición como periodista?
J.R.:
Como en cada crisis mi posición es dar los dos puntos de vista, tanto el del gobierno norteamericano como los de los gobiernos árabes. Es dar el punto de vista del Presidente norteamericano George Bush, y al mismo tiempo informar lo que Bin Laden está diciendo.
Es muy importante en este caso lo que yo llamo dar justicia periodística, que es dar a cada quien lo que le corresponde. No es lo mismo entrevistar a un dictador que a una víctima de su dictadura. En este caso, no es lo mismo entrevistar a un Presidente elegido democráticamente, que informar sobre un líder terrorista responsable de por lo menos 6 mil muertes. Yo creo que en el énfasis es en donde los periodistas estamos diciéndole a la audiencia qué es lo importante. Hay tanta información que si no les gusta lo que están escuchando de inmediato pueden cambiar.
Ahora que hay tanta información y también desinformación, a los periodistas nos corresponde decirle a la audiencia lo que creemos es lo más importante.


J.A.F.: ¿Hay que difundir todas las notas que llegan? ¿Cómo hacen esa selección?
J.R.:
No tenemos ninguna limitación ni censura, y estoy hablando específicamente de los periodistas que trabajamos en Estados Unidos.
Tan pronto como Estados Unidos entre a una guerra abierta contra Afganistán y Osama Bin Laden, vamos a tener limitaciones como sucede en cualquier combate. Por ejemplo, si el Departamento de Estado lleva a algunos corresponsales específicos y forman parte de la movilización de tropas, esos corresponsales van con la condición de que no pueden informar el lugar donde se encuentran sino hasta después de cierta hora o día. Lo primero que sufre en una guerra es la verdad, y ciertamente el gobierno de Estados Unidos a pesar de tener la prensa más libre del mundo, va a imponer ciertas restricciones al periodista.


J.A.F.: ¿Qué hacer con los rumores?
J.R.:
En Univisión estamos utilizando dos fuentes fidedignas, si no las tenemos sencillamente no salimos con la información. Eso nos ha ayudado mucho. Cuando tenemos una sóla fuente, como en el caso del avión de Pittsburgh, le advertimos a la audiencia que nuestra fuente es confiable pero que la información no la tenemos confirmada.
Es muy complicado. Cuando tienes que a las 8:45 de la mañana se estrella un avión contra las Torres Gemelas, y 18 minutos después otro, creo que lo importante es salir a dar información. Ciertamente en esos 18 minutos es prácticamente imposible confirmar totalmente lo que se dice. Debo reconocer que en esos momentos seguramente cometimos errores al dar información pero había que salir. Nosotros durante horas dijimos que eran 5 aviones secuestrados, cuando sólo fueron 4. Pero sospechábamos que eran 3 los de American Airlines. Esto, lo sabemos, causó un clima de desinformación y generó momentos de mayor miedo.
Pero creo que los casos de exageración han sido pocos y la población ha apoyado el trabajo de la prensa en Estados Unidos.


J.A.F.: ¿En qué momento un conductor de noticias como tú debe opinar en una situación de crisis?
J.R.:
Fuera de cámara, nada más. Yo creo que a mí no me corresponde opinar en un noticiero de televisión o en una cobertura noticiosa. Tengo el derecho a opinar cuando estoy en un programa claramente de comentarios, y lo he hecho. Doy mi punto de vista en entrevistas, como ésta. También en editoriales, libros y artículos, tanto en México como en Estados Unidos. Pero a mí no me corresponde dar mi opinión. Me contrataron para dar noticias, no mi opinión.


J.A.F.: ¿De dónde sale información cuando se da esta situación de crisis?
J.R.:
Hay que recurrir a las fuentes confiables. En este caso había que buscar a los funcionarios del gobierno del Presidente Bush, a la Procuraduría General de los Estados Unidos, al Pentágono y a las autoridades de las aerolíneas. Para poner todo en contexto recurrimos a académicos y a otros periodistas que conocen bien la zona. Y, en tercer término, a testigos presenciales de los actos terroristas. Es importante ver en pantalla a gente que estuvo en las Torres Gemelas o en el Pentágono, para no perdernos sólo en las fuentes oficiales.


J.A.F.: ¿Habría que darle voz al atacante?
J.R.:
Definitivamente sí. Yo creo que es aquí cuando la información y el buen periodismo se destaca. Pienso que se equivocan quienes dicen que presentar opiniones como hoy que se difundió lo que dijo Bin Laden, son actos no patrióticos. Pienso que ser patriótico o no, nada tiene que ver con el buen periodismo. Nuestra labor es dar los dos, tres o cuatro puntos de vista sobre la información. Si yo tuviera una entrevista con Bin Laden la publicaría o la pondría al aire. Y si hoy tenemos declaraciones nuevas de Bin Laden en las que está llamando a una guerra santa en contra de los Estados Unidos, las pondremos al aire aunque a muchos no les guste.
Otro ejemplo, cuando Fidel Castro, el dictador cubano, hace declaraciones en solidaridad con las víctimas del ataque, simplemente las lanzamos al aire.


J.A.F.: ¿Has buscado tú (y Univisión) entrevistar a Bin Laden?
J.R.:
Me parece que si Bin Laden buscara diseminar su punto de vista no seríamos nosotros la cadena indicada. Primero, hay un problema de lenguaje; y segundo, cubrimos a la comunidad hispana de Estados Unidos y trece países de América Latina pero no tenemos un alcance mundial. Si yo fuera Osama Bin Laden no le daría una entrevista a Univisión, me inclinaría por CNN, ABC, NBC, Fox o la BBC de Londres. Nosotros, de manera realista, no estamos buscando a Bin Laden.


J.A.F.: ¿Qué papel juega la opinión pública en un momento de crisis?
J.R.:
En estos momentos es fundamental. Las conversaciones en las que se puede criticar al Presidente Bush, a la CIA o al FBI prácticamente no existen en este momento en Estados Unidos. Si hoy lees los editoriales de los principales diarios norteamericanos no encontrarás prácticamente
ninguna crítica al Presidente Bush ni a los sistemas de inteligencia (que claramente fallaron). ¿Cómo fue posible que 19 secuestradores hayan podido secuestra 4 aviones norteamericanos violando los sistemas de seguridad de los aeropuertos, someter a la tripulación y luego impactar esos aviones contra las Torres de Nueva York y el Pentágono? Obviamente el sistema de inteligencia de Estados Unidos fracasó, pero en estos momentos Estados Unidos está cerrando filas y por eso no se encuentran dentro de la opinión pública críticas al Presidente, a la CIA o al FBI. ¿En dónde estuvo el Presidente Bush durante once horas y media, desde las nueve y media de la mañana hasta las 8 y media de la noche del 11 de septiembre del 2001? ¿Cuál era la verdadera función del Presidente Bush? Desapareció del mapa, pero esas críticas no las encuentras aquí.
El Presidente estuvo 32 días de vacaciones al mismo tiempo que los terroristas estaban preparando el peor acto de violencia en la historia de los Estados Unidos.
Estas críticas todavía no surgen en la opinión pública norteamericana, pero sí están saliendo en la opinión pública internacional.


J.A.F.: ¿Qué hacer con las imágenes que muestran una violencia o una tragedia despiadada?
J.R.:
Sencillamente usarlas por su valor informativo, pero una vez que dejan de tenerlo no creemos que sea necesario poner varias veces en el noticiero a un avión estrellándose contra las Torres Gemelas, o no pensamos que sea necesario ver a gente tirándose desde los pisos más altos de las Torres. Esas imágenes permanecen ya en el archivo, pero ciertamente cuando es necesario volverlas a sacar a la luz, por contexto o para tratar de entender qué ocurrió, las volvemos a poner al aire.


J.A.F.: Has estado ya en varias crisis. ¿Cuál recuerdas peor que ésta?
J.R.:
Ninguna. He estado en tres guerras: El Salvador, Kosovo y el Golfo Pérsico, y nunca me tocó ver algo como esto. Es peor que la guerra. Me han tocado bombardeos, fuegos cruzados, muertos en la montaña, disparos desde helicópteros y de soldados. Pero nunca había visto que en un espacio de dos cuadras hubieran muerto más de 6 mil personas, y eso es lo que pasó en las Torres Gemelas.


J.A.F.: ¿En teoría, qué papel deben estar jugando los medios de comunicación en el mundo?
J.R.:
En teoría deberíamos seguir dando todo tipo de información, tanto del gobierno de Estados Unidos como de los países árabes, tanto de Bush como de Bin Laden. En teoría deberíamos estar hablando de los planes de guerra de los Estados Unidos y los planes de defensa del gobierno afgano. En la realidad el clima de opinión en los Estados Unidos está muy, muy restringido para hablar abiertamente sobre el enemigo. Es el momento en el que un buen periodismo necesita dar la información y tratar de superar los llamados nacionalistas que claramente tienen como objetivo impedir que surja información que vaya en contra del gobierno norteamericano.
Yo lo entiendo, se ha perdido la vida de casi siete mil norteamericanos, pero más se perdería si en Estados Unidos dejamos de dar la información como debe ser.


J.A.F.: ¿Crees que hay información que no debe decirse?
J.R.:
Pienso que no se debe dar información si se pone en riesgo la vida de civiles, creo que ese pudiera ser nuestro límite en época de guerra. Yo no quisiera tener sobre mis espaldas la responsabilidad de haber dado una información que hubiera provocado la muerte de civiles. Pero más allá de eso, no pienso que nadie tenga el derecho de pedirnos a los periodistas de México, Estados Unidos o cualquier parte del mundo que demos un sólo punto de vista. Ciertamente esto nos ocasiona problemas con la opinión pública norteamericana, pero si nosotros no damos la información, ¿quién más la dará?


J.A.F.: ¿Qué tan importante es la opinión pública de la comunidad latina en Estados Unidos?
J.R.:
Actualmente es muy poca. Los llamados a la moderación que yo he escuchado en la prensa mexicana, argentina, brasileña y europea, prácticamente se detiene en las fronteras. Aquí, en Estados Unidos, nadie quiere hablar de negociación ni de paz, nadie quiere hablar de enviar una delegación diplomática a Afganistán o a Pakistán. Incluso los llamados a la negociación del mismo Papa Juan Pablo II no tienen ningún eco en Estados Unidos. Lo que predomina es un deseo de venganza, y mientras no haya acciones militares el pueblo norteamericano seguirá con ese deseo de venganza.
Esto lo entiende el Presidente Bush. En la última encuesta que leí, Bush alcanzaba un 90% de popularidad. Ningún otro Presidente en la historia había alcanzado niveles tan altos. Incluso su padre luego de la Guerra del Golfo había conseguido un 89% de popularidad.


J.A.F.: ¿Qué tanta importancia tiene la opinión pública latina que vive dentro de Estados Unidos?
J.R.:
Yo creo que nos toman en cuenta particularmente cuando entramos en temas como por ejemplo los ataques y los rechazos a los inmigrantes. En esos temas nos hacen caso.


J.A.F.: Sé que hoy tú tienes las puertas abiertas de todos lados para realizar tu trabajo periodístico, incluida la Casa Blanca. ¿Sucedía así en 1984 cuando llegaste a Estados Unidos?
J.R.:
No, al principio fue muy distinto. Siempre recuerdo, junto con mis compañeros, que en 1984 cuando trabajábamos en Los Angeles no había un alcalde ni un portavoz que hablaran español. Todavía algunos de mis compañeros recuerdan que cuando iban a entrevistar a un funcionario público, ese funcionario pedía un momento para que llegara su chofer que sí hablaba español y le ayudara a dar declaraciones. De esos días en los que la prensa en español prácticamente no tenía importancia, hemos dado un salto cualitativo extraordinario. Un ejemplo: George W. Bush escogió a Univisión para dar su primera entrevista por televisión. El mismo Presidente norteamericano reconoce públicamente que sin el voto latino y en concreto sin el voto cubano norteamericano de Florida, Bush no estaría en la Casa Blanca.
Es un salto impresionante el que hemos dado, de calidad y reconocimiento de que Estados Unidos sin los hispanos no sería lo que es.


J.A.F.: ¿Cuántas veces has entrevistado a presidentes de Estados Unidos?
J.R.:
A George Bush padre, a Bill Clinton tres veces y otras tres a George W. Bush (una como Presidente y dos como candidato).
Te puedo decir que el acceso de los medios en español a las grandes figuras de la política en los Estados Unidos es muchísimo mayor al que teníamos hace diez o quince años.


J.A.F.: Hacer una petición de entrevista al Presidente de Estados Unidos, ¿cuánto tiempo te puede llevar para que se realice?
J.R.:
La solicito haciendo dos llamadas. Si buscamos hoy una entrevista con Bush seguro no nos la dará mañana, pero te aseguro que cuando empiece a dar entrevistas sin duda Univisión estará en la lista de cadenas con las que el Presidente hablará. Los medios en español tienen una enorme importancia. Nos dan la entrevista porque es por su propia conveniencia. Hay ciertos estados como California, Chicago, Florida, Nueva York e Illinois, en donde si no cuentan los políticos con el voto hispano no pueden llegar ni a las alcaldías ni a las presidencias municipales. Nos están tomando en cuenta no sólo porque somos 35 millones en Estados Unidos, sino porque sin el voto hispano, en ciertas ciudades, los políticos no tendrían ningún éxito.


J.A.F.: ¿Qué cobertura tiene Univisión en Estados Unidos?
J.R.:
Univisión es la quinta cadena de televisión de Estados Unidos. Llegamos al 97% de todos los hogares hispanos en este país. Sabemos que la mitad de todos los hispanos, cerca de 17 millones en Estados Unidos, prefieren escuchar las noticias en español y no en inglés. Y nosotros tenemos controlado entre el 70% y el 80% del mercado.
La mayor parte de los hispanos que escuchan noticias en español en Estados Unidos prefieran verlas por Univisión. Parece comercial, pero es cierto.


J.A.F.: ¿Qué tan complicado fue para tí ocupar este puesto de privilegio en Univisión? Y digo de privilegio porque eres el conductor de noticias más importante de la televisión hispana en Estados Unidos.
J.R.:
Fue complicado porque llegué de México sin contactos y sin conocer a nadie. Con un inglés con muchísimo acento, tenía que empezar a conocer un nuevo país y abrirme campo en la única cadena en español que había en Estados Unidos. Fue un comienzo muy complicado. Fue batalla por batalla, entrevista por entrevista, guerra por guerra, crisis por crisis. Era una época en la que se pensaba que todo los inmigrantes nos íbamos a adaptar a la cultura norteamericana y que el español desaparecería tarde o temprano de los Estados Unidos. Y justamente ha sucedido lo contrario. Cada vez se habla más en español en Estados Unidos porque cada vez más hispanos prefieren hablar en español.
De ser un muchachito de 28 años sin canas iniciando un noticiero en 1986, ahora soy una persona plagada de canas y que las ojeras y las arrugas te hablan de mucha calle... mucha calle.


Respuestas exclusivas de Jorge Ramos, aquí en Canal100.com.mx

J.A.F.: ¿Desde cuándo tienes la posición de privilegio de ser el conductor cabeza de Univisión?
J.R.:
Desde noviembre de 1986.


J.A.F.: Subiste muy rápido.
J.R.:
Subí rápido por una crisis que hubo aquí. Seguramente recuerdas que Televisa en un momento habló de iniciar sus operaciones de Eco desde los Estados Unidos. Eso originó una crisis dentro de la cadena Univisión y quedó vacío el puesto del conductor del noticiero. No era precisamente que yo fuera el mejor, sino que era el único. Comencé como conductor del noticiero en una época de verdadera crisis y poco a poco tuve que ir probando que podía ser un buen periodista, y creo que hasta el momento he podido cumplir lo más posible.


J.A.F.: ¿Por qué te fuiste a Estados Unidos? ¿Qué viste allá que no tenías en México?
J.R.:
Por lo mismo que 20 millones de mexicanos no han visto en México y se vinieron para acá. Las posibilidades económicas en México eran terribles, yo quería ser un periodista que conociera el mundo, ser testigo de la historia y estar en los lugares en donde la historia se hace. En México hubiera sido prácticamente imposible trabajando en los medios mexicanos. Yo colaboré para Televisa por tres o cuatro años, y al tercer reportaje que hice me censuraron.
Cuando en México no existía libertad de expresión y no habían recursos ecnómicos, yo estaba lleno de ideales y no estaba dispuesto a ser un periodista censurado más. Por eso decidí venirme y creo que actué en forma correcta. Me la jugué y quemé las naves.


J.A.F.: ¿Cómo te sientes hoy en Estados Unidos?
J.R.:
Bien. Estoy en una extraña situación en la que no me siento ni totalmente mexicano (porque luego de un exilio voluntario de más de 20 años hay partes de México y de su lenguaje que hoy sé que desconozco), y al mismo tiempo no me acabo de sentir hispano (como nos dicen acá en Estados Unidos). Vivo la extraña situación de seguir siendo ciudadano mexicano, porque tengo mi pasaporte mexicano, pero soy ahora residente de Estados Unidos. Como dice la canción: no soy de aquí ni soy de allá.
Periodísticamente me siento muy bien, pero como persona estoy un poco desadaptado.


J.A.F.: Es algo que pasa normalmente a un inmigrante.
J.R.:
Vivimos en una cuerda floja en la que mis nostalgias, mis cariños, mis sabores y mis amores siguen estando con México, pero al mismo tiempo debo agradecerle a los Estados Unidos que me dio las oportunidades que mi propio país no me brindó.


J.A.F.: ¿Qué retos ves allá (en Estados Unidos) para tí?
J.R.:
Demostrar que podemos hacer periodismo en español a la misma altura y con la misma calidad que las cadenas norteamericanas, aunque tengamos muchísimos menos recursos que ellos.
Otro reto es que reconozcan en México que habemos periodistas mexicanos trabajando en los Estados Unidos que somos también parte de México.
A los periodistas que salimos de México muchas veces se nos ve como traidores y apestados. Sin duda sé que es difícil ser profeta en tu tierra pero esa falta de reconocimiento no sólo la siento yo, sino también muchos periodistas mexicanos que trabajan acá.
Finalmente tenemos que darnos cuenta que el futuro no tiene fronteras, que el buen periodismo en México se refleja en los Estados Unidos, y el que hace la comunidad hispana en Estados Unidos se debe reflejar también en toda América Latina.


J.A.F.: ¿Cómo ves desde Estados Unidos la apertura informativa de México?
J.R.:
Extraordinaria. Yo creo que la prensa en México, particularmente la radio y la prensa escrita, fue fundamental para que llegara la democracia a México. Pienso que llegó primero la libertad de expresión y esto dio como resultado la apertura política. Ciertos medios fueron muy valientes porque se enfrentaron a los sistemas autoritarios y represivos del PRI. Pienso que sin la apertura de la prensa la democracia no hubiera llegado a México el 2 de julio del 2000.


J.A.F.: ¿Qué pasó con tu relación con el Presidente Zedillo luego de que le hiciste a la mitad de su sexenio esa pregunta de cuánto vale el kilo de torillas, y Zedillo no te supo responder?
J.R.:
Lo que pasó fue que Ernesto Zedillo era un Presidente mediocre. Cuando tenemos que hablar con gente que tiene el poder y ha abusado del poder, hay ocasiones en las que nos corresponde a los periodistas plantear las preguntas difíciles, porque si no las hacemos nosotros nadie las hará. A Zedillo, que formó parte de un sistema autoriotario que lo designó por dedazo, se le subió el poder de una forma impresionante, actuaba con una arrogancia suprema. En el peor de los casos no sabía ni siquiera cuánto costaba el kilo de tortillas o el litro de leche. Es el el tipo de políticos que le dan un mal nombre a la política en México.


J.A.F.: ¿El Presidente Zedillo se molestó?
J.R.:
Sí. Tanto que nunca más María Elena y yo, que hacemos el noticiero Univisión, pudimos entrar a Los Pinos. Tres años estuvimos vetados.


J.A.F.: ¿Cuál es tu opinión de los políticos que conoces del gabinete del Presidente Fox?
J.R.:
Son diferentes porque no están escondiendo nada ni tienen cola que les pisen. Es distinto cuando la política exterior de México puede ser abierta, como es el caso del secretario Jorge Castañeda y del mismo Presidente Fox, que expresan abiertamente sus puntos de vista sobre asuntos como la falta de democracia en Cuba o los actos terrorista de Nueva York, sin tener el temor de que salga alguien de cualquier país para decirles: "ustedes no pueden hablar porque no son democráticos".
Yo creo que ahora los políticos en México están demostrando una apertura y una libertad realmente extraordinaria y sin precedentes. Estamos en una nueva época en México en la que todo se puede discutir y hablar. No hay tabúes y eso es un éxito, tanto de la prensa como de la política de los verdaderos demócratas.


J.A.F.: ¿Cuál es tu visión del secretario de Relaciones Exteriores Jorge Castañeda? (Que, por cierto, aquí en México ha sido muy criticado).
J.R.:
Es muy moderno. Jorge Castañeda es un político que probablemente es mal entendido en México, pero me parece que en el exterior tiene un extraordinario recibimiento, es muy bien visto, está muy bien preparado y es un hombre que dice las cosas tal y como son. Es una persona que luchó por la democracia en México durante décadas, no sólo en los últimos años. Castañeda ha cambiado más la política exterior en sólo unos meses, que muchísimos priiistas en décadas.
Creo que son los políticos mexicanos conservadores los que se tienen que adaptar a esa nueva política de decir las cosas tal y como son, y no andar con los vericuetos de vueltas y enfrentamientos poco frontales a los que nos había acostumbrado los priistas.


J.A.F.: Sé que hasta hace apenas algunos años para entrevistar a los presidentes de México en la mayoría de los casos era necesario pasar primero un cuestionario con las preguntas que se harían. Tú ya entrevistaste al presidente Fox, ¿conversaste con Fox con apertura?
J.R.:
Con total apertura. Lo he podido entrevistar tres o cuatro veces como Presidente. Entiendo lo que dices de los cuestionarios y te respondó que jamás aceptamos realizar ninguna entrevista con cuestionario previo con los presidentes anteriores, y con el Presidente Fox nunca nos han pedido hacer ningún cuestionario.
La actitud del Presidente Fox ha sido extraordianria, no sólo para la prensa mexicana (donde lo veo constantemente) sino también para la prensa internacional.

Fox es un Presidente sin precedentes, en lo que se refiere a su acceso a la prensa y a los medios de comunicación.


J.A.F.: ¿Tienes la impresión de que Fox es un Presidente moderno?
J.R.:
Definitivamente es moderno y quizá ha cumplido más para los mexicanos de este lado, que para los que viven en México. Sé que no ha resuelto en 15 minutos el conflicto en Chiapas, que no crecerá la economía el 7%, que ha fracasado o está atorada su política fiscal y entiendo que le falta cumplir y concretar, y de ahí muchas de las críticas.
Pero para los 20 millones de mexicanos que vivimos en el exterior es un Presidente que sí ha cumplido, porque ha prometido dos cosas: una es el voto mexicano en el exterior, que probablemente lo tengamos para el 2006; y en segundo lugar prometió una amnistía o regularización para todos nosotros, y sí está luchando para que suceda. Fox, para los mexicanos fuera de México, ha sido hasta el momento un muy buen Presidente.




Otras
Entrevistas con:
RATINGNÓMETRO: Las Estrellas domina el Top 5 de programas más vistos en México
TAQUILLÓMETRO: Una del Top 10 es mexicana. No manches Frida 2
ENDEMOL Shine Boomdog y Televisa traen a México The masked singer
ES posible integrar SPR-Canal 14 con el Imer
EN CLAVE de H, por GuaPur: 100 partidos de beis y una duda en la frontera
TIENEN sus favoritas las OTTs, son las series
YAMAHA QL1, consola capacitada para operar vía Flujo IP. Distribuye Magnum
TITAN diseña, equipa y da mantenimiento a salas Dolby Atmos
GRÚAS CamMate para todo tipo de producción. Renta Umpeq
GORILLA Group proveedor preferido en Netflix. incorpora DaVinci Resolve Studio
EXCELENCIA distribuye TVU, cuenta con aplicación para transmisión en vivo desde un celular...
CINETEC distribuye ARRI SkyPanel, proyecta luz muy agradable con múltiples colores
COLOR Cassettes distribuye cámaras Alpha Sony, enfoque automático instantáneo
TIENDAS VideoStaff distribuyen estabilizador electrónico ZhiYun
VIDEO/entrevista con Julio Fernández, CEO de CineTransformer
TUBOS Kino Flo FreeStyle, cuentan con sistema de liberación rápida. Promueve Amtec
MICRÓFONO Lavalier Shure WL 185, resistente y discreto
PLAN de Produción de Sebastian del Amo, busca coproductores
STREAMING Punto Ti, aseguran transmisión estable y segura
EQUIPOS Blackmagic para el proceso de producción y postproducción. Distribuye Excelencia
LENTES Rokinon para cámaras DSRL y cinematografía digital. Distribuye Amtec
JESSICA Pantoja realiza fotografía de la película Manners of Dying con cámara Arri Alexa Studio y lentes Kowa Anamórficos
MONITOR para el set con nueva tecnología LEDs Sony. Distribuye Color Cassettes
NETFLIX pagará impuesto especial en México para 2020, hoy compite con ventaja
CONSECUENCIAS de reducir el gasto publicitario del Estado Mexicano, comenta Esteinou
CANALES 11 y 22 tienen defensa propia para seguir su trayectoria, Canal 14 SPR podría ser el Canal de los Jóvenes
TEMA de la Semana: internet podría ser gratis para todos en un futuro cercano
PERSONAJE de la Semana: Jim McNamara alerta, hay que tener nuevas estrategias ante los cambios en la industria audiovisual
CAMPAÑA de la Semana: precandidatos a Presidencia de EU arrancan con dichos y dicharachos para derrotar a Trump
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: por qué grandes marcas siguen confiando en tele abierta
EN CLAVE de H, por GuaPur: en película No-Muro, AMLO preguntaría a Jorge Ramos
NAB: presenta Panasonic su nueva cámara CX350 4K, conectividad a internet
NAB: cámara Arri Alexa Mini LF con sensor de gran formato. La distribuye Cinetec
CANAL del Congreso con nuevo equipo pero con falta de apoyo de los grupos parlamentarios. ¡No, a que salga del aire!
ESTRENA equipo Cámara de Diputados para comunicación interna, es Proyecto de VideoDepot
NUEVO compartimiento-base para utilizar 2 baterías con la cámara Pocket Blackmagic
ENTREVISTA con Robb Blumenreder, especialista Sennheiser, da tips de audio para video
EXTENSIÓN Sony Venice mantiene intactos los atributos de la cámara. Distribuye Color Cassettes
LABORATORIO de Lentes Umpeq, servicio de mantenimiento, reparación y capacitación
SIMPLY 10, grabador digital para hasta 10 USBs. Promueve Excelencia
ALFONSO Cuarón es genio del cine. En Hollywood seguro que lo envidian, a la buena
MODELO mexicano, el ideal para que sigan desarrollándose los medios públicos de nuestro país
50 por ciento opina: Fernanda Castillo haría un buen papel interpretando a Irma Serrano
FER Medellín, artista de etalonaje de película La Gran Promesa, matiza intención por cada época y país
RATINGNÓMETRO: Ringo, la pelea de su vida, Número 1 del Top 5 de programas más vistos en México
TAQUILLÓMETRO: Una del Top 10 es mexicana. Las Niñas Bien
RAQUEL Menor es la Productora Revelación del Festival de Cine en Guadalajara 2019
QUÉ modelo deben seguir los medios públicos en México
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: publicidad en canales de televisión abierta
EN CLAVE de H, por GuaPur: Productor de Lentes Oscuros se siente poseído por Fellini

Votación Sondeo
¿Será gratis internet en el futuro, patrocinado por marcas publicitarias?

  • Puede ser, sería un beneficio para la publicidad y para toda la población

  • No lo creo, no hay cómo mantenerlo y se perdería una parte del negocio para las telecom

  •  

           
       Detrás de Cámaras
       -ALEJANDRO Lozano gana Pantalla de ...
       -CAMPAÑA de la Semana: Las cosas Cambian ...
       -POR México en la Edad de Hielo, ganan ...
       Tecnología
       -YAMAHA QL1, consola capacitada para ...
       -TITAN diseña, equipa y da mantenimiento ...
       -GORILLA Group proveedor preferido en ...
       Servidores/MAM/Automatizacion
       -SIMPLY 10, grabador digital para hasta ...
       -SONY y Avid colaboran en flujo de ...
       -VIDEO/Entrevista con Jorge Camacho: ...
       Compra de equipo
       -YAMAHA QL1, consola capacitada para ...
       -TITAN diseña, equipa y da mantenimiento ...
       -GORILLA Group proveedor preferido en ...
       Editores/Postproductores/FX/Animadores
       -RATINGNÓMETRO: Las Estrellas domina el ...
       -TAQUILLÓMETRO: Una del Top 10 es ...
       -ENDEMOL Shine Boomdog y Televisa traen ...
       Noticias de El Encerrón
       -CONSECUENCIAS de reducir el gasto ...
       -CANALES 11 y 22 tienen defensa propia ...
       -TEMA de la Semana: internet podría ser ...
       Software Animación/VFX
       -FER Medellín, artista de etalonaje de ...
       -GORILLA Group incorpora DaVinci Resolve ...
       -EXCELENCIA, expertos en Softwares ...
       No-lineales
       -PLAN de Produción de Sebastian del Amo, ...
       -DISNEY compra Fox, debe vender Fox ...
       -RATINGNÓMETRO: Ringo, la pelea de su ...
       Sets virtuales
       -GORILLA Group incorpora DaVinci Resolve ...
       -SWITCHERS Ross interactúan con ...
       -SOLUCIONES Simplemente para producción ...


    TELETEC STD Sistemas Digitales

       
     Sección Revista Virtual Telemundo Entrevistas