6PM FILMS SONY-STD


Sigue a RevistaPantalla.com en:  

















Juan Osorio
Despus que me tir un balazo a la cabeza, dej drogas y alcohol
Publicada en la Revista no. 123 el 17 de febrero 2012
compartir11452

Por José Antonio Fernández Fernández


También le recomendamos leer las siguientes entrevistas de José Antonio Fernández con:

José María Pérez Gay,
Jorge Volpi,
Ricardo Salinas Pliego,
Mario San Román,
Julio Di-Bella,
Ernesto Velázquez,
Guillermo Montemayor,
Álvaro Cueva,
Pedro Torres,
Max Arteaga,
José Ramón Fernández
Diego Pernía
Enrique Gibert

Ana María Olabuenaga

Carlos Alazraki

Craig Davis
Alvar Suñol

Pepe Becker

Simón Bross
Roberto Gaudelli

Sergio Zyman

Héctor Fernández

Eulalio Ferrer

José Luis Betancourt
Jaime Prieto
Santiago Pando
Martha Sosa
Willy Sousa
Simón Bross
Alejandro González Iñárritu
Raúl Olvera
Alejandro Lozano

Juan Osorio esel productor de la telenovela Una familia con suerte, historia que con naturalidad ha conseguido ser vista a diario en El Canal de las Estrellas por más de 9 millones de personas en toda la República Mexicana.

En la entrevista, Juan Osorio revela sus secretos que le han llevado a ser un productor que sabe de forma auténtica cómo conectar con el pueblo, lo que significa que sigan sus telenovelas millones de familias todas las noches.

Confiesa también cómo se convirtió en adicto al alcohol y la cocaína, y narra a detalle qué sucedió el día que tocó fondo y se atrevió a atentar contra su propia vida. De entonces a la fecha, lleva 12 años sin probar drogas o alcohol.

Cuento ahora una anécdota que permite conocer el poder real que tiene Juan Osorio con el público: lo entrevisté en el Palacio de Bellas Artes la noche en la que se le hizo ahí un merecido homenaje al primer actor Pedro Armendáriz Jr. Conversé largo con Juan Osorio. Por supuesto, fue una entrevista no planeada. Empezamos a conversar luego del término de la ceremonia. Pasaron los minutos hasta que prácticamente nos quedamos solos charlando en el inmenso lobby. Antes de concluir la entrevista y apagar la grabadora, percibí que detrás de mí estaba un grupo de personas. Era el personal de seguridad de Bellas Artes que escuchaba con atención y alegría las respuestas de Juan Osorio. No podían ocultar que estar frente al afamado productor les daba felicidad. Aguardaron pacientes que concluyera la entrevista por una
razón mayor: querían sacarse la foto con Juan Osorio, personaje que goza de tanta o más fama que muchos actores y actrices. Yo mismo les tomé varias fotos (con sus celulares) a los guardias de Bellas Artes. Posaron junto a Osorio con evidente gran orgullo.

Cuando terminó la improvisada sesión de fotos, salimos Juan Osorio y yo juntos a la plazoleta que está frente al Palacio, desde donde se puede admirar La Torre Latinoamericana. En cuanto pusimos un pie en la calle, de inmediato la gente que trasnochaba en el lugar, quizá unas cincuenta personas, de golpe reconocieron a Juan Osorio y de nuevo inició otra improvisada sesión de fotos. Con quien se lo pidió, posó para la foto. Se dejó abrazar, apapachar.

Todos lo felicitaban y le daban las gracias. Me dio la impresión que lo consideran en parte su héroe y en parte la estrella. Como que quisieran ser él.

Es cierto que la gente del pueblo se identifica de inmediato con Juan Osorio. Sí les da felicidad.


José Antonio Fernández: Eres un productor de telenovelas que consigues prácticamente con naturalidad grandes audiencias con tus producciones.
¿Cuál es tu secreto?
Juan Osorio:
La profesión de productor de telenovelas es tremendamente competida, por eso siempre busco que luzcan al máximo todos los ingredientes que tiene una producción.

Me gusta mucho que brille la arquitectura que tenemos en México.

Recuerdo que en la telenovela La pasión de Isabela hicimos una recreación de los años cuarenta, justo aquí en Bellas Artes. Las escenas que grabamos fueron espectaculares, impactaron al público.

Busco siempre que en mis telenovelas estén presentes nuestros valores mexicanos, nuestra gente.

Es el caso de Pedro Armendáriz Jr., de quien te puedo contar una anécdota curiosa que retrata cómo era su manera de ser: le pedí que me hiciera un personaje de mucho poder en la telenovela La Gloria y el Infierno, de la que fueron protagonistas Héctor Bonilla y Ofelia Medina. Para esa telenovela grabé una gran escena con Pedro Armendáriz Jr. en Tlaxcala. Hizo una extraordinaria secuencia a caballo, él sabía montar con mucha gallardía, dominaba al caballo. Cuando le pregunté cuánto me cobraría, me propuso que le pagara de una forma peculiar. Me dijo: mándele un arreglo floral a mi mujer (Ofelia Medina) todas las semanas mientras dure la telenovela al aire. Acepté su propuesta. En un primer momento yo pensé que había hecho un muy buen trato. ¡En realidad me salió carísimo!, por dos razones: la telenovela duró mucho tiempo al aire y los arreglos florales debían estar a la altura de la gran actriz Ofelia Medina y del mismo gran actor Pedro Armendáriz Jr.

Recuerdo con gran gusto la anécdota porque retrata la calidad humana que siempre tuvo en vida.

Decir Pedro Armendáriz Jr. es decir un ícono de la actuación. Quienes tratamos y convivimos con él, sin duda somos seres privilegiados.


José Antonio Fernández: Dime cuáles de tus telenovelas te han dejado mejor sabor de boca.
Juan Osorio:
Todas y cada una de las telenovelas que he producido me han dejado algo, todas.
Yo soy un productor que pongo en pantalla la esencia del pueblo. Conozco sus costumbres y su forma de pensar. Yo mismo tengo esa esencia de humildad y sencillez del pueblo, lo que me permite ser más realista con los personajes que presento en cada escena.

Sé que la gente que me conoce, que sabe quién soy y qué he hecho en mi vida -hablo de la gente del pueblo-, se identifica conmigo. Sienten que si yo lo logré, ellos también pueden conseguir sueños que se ven imposibles o muy difíciles de alcanzar.


José Antonio Fernández: Sé que has pasado por momentos muy complicados en tu vida.
Juan Osorio:
Por supuesto, confieso que en un momento dado perdí el sentido de ubicación y caí en una enfermedad que se llama adicción. Me hizo perder muchas cosas.
Afortunadamente, gracias a Dios llevo 12 años manteniéndome en sobriedad. He tenido la oportunidad de conocer y apreciar a las personas que están a mi lado, en especial me refiero a la licenciada (sic) Emiret, que es mi pareja. Ella es una mujer joven e inteligente.

A mí las mujeres me han enseñado mucho.


José Antonio Fernández: ¿Qué te llevó a caer en las adicciones?
Juan Osorio:
Me desubiqué. Cuando uno se cree el gran dominador y conocedor, se pierde el piso con gran facilidad. Hasta para tener dinero, saber usar una prenda y gozar el éxito es necesario tener madurez.

Juan Osorio (sic) se mareó por ese poder que sintió en el momento que le llegó la abundancia y que tantas puertas se le abrían. Me fui por el sendero
equivocado. Hoy lo sé.

Los adictos usamos una palabra cuando llegamos a lo más bajo, decimos que tocamos fondo.

Per dí mis valores y mi autoestima y me refugié en el alcohol y las drogas.


José Antonio Fernández: ¿Qué tan complicado fue dejar alcohol y drogas?
Juan Osorio:
Salir no fue sencillo, dejar de hacerlo no resultó nada fácil. Tuve que vivir un momento tremendo que me hizo reaccionar.

Hoy en día me considero una persona afortunada porque lo puedo platicar y compartir, pero sé que lucho día a día para controlar la enfermedad.


José Antonio Fernández: ¿Qué es tocar fondo?
Juan Osorio:
Es cuando el ser humano descubre la pérdida de sus valores, de su familia, de su autoestima y, sobre todo, el deseo de vivir.

En lo personal yo viví un momento muy difícil. Yo atenté contra mi vida y eso ni uno mismo tiene derecho a hacerlo.


José Antonio Fernández: ¿En dónde naciste?
Juan Osorio:
En la Ciudad de México, en la Campestre Churubusco.


José Antonio Fernández: La Campestre Churubusco no es una colonia popular, es de clase media y hasta de clase media alta.
Juan Osorio:
Nosotros vivíamos en esa colonia porque mi papá conoció a una familia que le encargó cuidar su casa, por eso es que ahí nací.
No éramos propietarios de esa casa, lo que siempre fue importante tomar en cuenta. Hablando claro: nosotros, mi familia, no pertenecíamos a ese medio, aunque ahí vivimos.

Realmente yo nunca me pude adaptar porque no era mi medio. En la escuela no fui aceptado (por mis compañeros). Teníamos problemas con los uniformes y debía pedir prestados los libros.

Durante toda mi infancia le pedí a Los Reyes una bicicleta, que jamás me trajeron. Esas carencias no dejan de ser cicatrices muy importantes a lo largo
de la vida.


José Antonio Fernández: ¿Qué hacía tu papá?
Juan Osorio:
Colaboró en distintas fábricas, fue obrero y después transportista. Mi madre se dedicó siempre al hogar. Nosotros salimos adelante siempre con base en el trabajo.


José Antonio Fernández: ¿Tu papá se hizo dueño de algún camión de transporte?
Juan Osorio:
Sí, de hecho en realidad te puedo decir que nosotros éramos de clase media.

Mi papá nos enseñó siempre a ganarnos nuestro dinero. Los fines de semana nos ponía a vender nieve para que valoráramos el ganarnos 20 centavos. Me enseñó a trabajar.

De mi madre aprendí a lavar los trastes de la cocina, a planchar y a trapear sin pena. Cuando me voy de viaje con mi esposa, yo le plancho su ropa sin problema. ¡Te puedo decir que nunca le he quemado ningún vestido de buena tela!

Debo confesarte que en su momento sentí cierto resentimiento con mi papá y mi mamá por haberme puesto a vender las nieves, a planchar, lavar trastes y
trapear. Sin embargo, con el tiempo lo he valorado. En realidad, desde niño me dieron herramientas para defenderme en la vida.


José Antonio Fernández: ¿En dónde estudiaste?
Juan Osorio:
Siempre en escuelas de gobierno. Llegué hasta segundo de preparatoria.

Yo busqué trabajar en la televisión porque quería ser actor. Soñaba con interpretar personajes en
pantalla. Pasado el tiempo, hoy sé que el ser actor no es lo mío, pero me divierte aparecer en escena. Tengo ahora la fortuna de poder interpretar los personajes que quiero.

Aparezco en pantalla para decir dos o tres parlamentos y al instante salgo de escena. Me gusta ser actor, aunque sea de forma breve.


José Antonio Fernández: ¿Cómo es que dejas la idea de ser actor y te conviertes en productor?
Juan Osorio:
Definitivamente supe acercarme y escuchar a personas con conocimiento de lo que es esta profesión, y eso me llevó a ser productor.

En mis inicios estuve en la producción de obras de teatro, programas unitarios y telenovelas, también participé en la gerencia de producción de la película Viento Negro.

Te puedo decir que la televisión me jaló. Mi trabajo como productor me gusta y lo disfruto. Me permite acercarme con el pueblo y también con personas de distintos niveles, trato desde gobernadores hasta con la gente que barre la calle.

Tengo una enorme fortuna: mi trabajo como productor me permite poder presumir a México, y eso me da muchísimo gusto. Yo me siento mucho muy orgulloso de México, de nuestras raíces y nuestra esencia.


José Antonio Fernández: ¿Cómo es que logras conectarte a la televisión?
Juan Osorio:
Una mañana me fui a Televicentro e intenté entrar. Como era menor de edad no me podían dar un contrato, era imposible. Sin embargo, no me di por vencido.

Fui varios días. Yo me paraba en la banqueta frente a la fachada principal con la ilusión de encontrar la manera de cruzar la puerta.

Muy cerca de la entrada había un café que se llamaba El Cisne. Ahí escuché a un actor decir que buscaba un chicharito. Por supuesto, de inmediato averigüe qué era ser chicharito y di con la fórmula.

Se trataba de cargarle la ropa a los actores.

Lo que yo quería era que alguien me ayudara a pasar la barrera de los policías que no me dejaban entrar a Televicentro. Sabía que una vez adentro yo le echaría todas las ganas y me dedicaría a la televisión. No sabía bien qué haría ni cómo, pero yo tenía muy claro que quería trabajar en ese edificio.

Al primer actor que le cargué la ropa fue a Enrique del Castillo. Él me ayudó mucho, se lo agradezco de por vida. Afuera de Televicentro, yo le pedí ser su chicharito. Me le acerqué cuando caminaba por la banqueta. Lo intenté con otros artistas antes, pero fue él quien me abrió la puerta.

A partir de ese momento me conecté con la televisión y aquí sigo hasta el día de hoy. Me inicié trabajando en la telenovela Lucía Sombra, que protagonizaba Ofelia Medina.

La necesidad y mis ganas de querer crecer dentro del mundo de la televisión me acercaron a directores y productores de gran prestigio, como Antulio Jiménez Pons, Valentín Pimstein, Raúl Velasco, Julio Castillo, el maestro Wagner, Miguel Sabido. Trabajé con iniciadores del género de la telenovela que a mí me enseñaron a convertirme en productor. De cada uno de ellos aprendí algo importante para mi carrera.

Tuve la fortuna de colaborar con Luis Alcoriza, el genial director de Mecánica Nacional. Trabajé con él en la segunda parte.

Colaboré con las personas que fueron en su momento un ícono en el mundo de la producción y de las telenovelas.


José Antonio Fernández: ¿Qué te llevó a tocar la puerta de Televicentro para formar parte del mundo de la televisión?
Juan Osorio:
Desde chico yo estaba dispuesto a hacer cualquier cosa, siempre y cuando a cambio me dejaran ver televisión.

Cuando veía el Teatro Fantástico de Cachirulo y otros programas del Canal 2, me intrigaba saber cómo los hacían. Por eso fui a las instalaciones de
Televicentro en 1972. Ahí pisé por primera vez un estudio de televisión. Lo recuerdo perfectamente bien: entré al Foro Q. Grababan la primera versión de El amor tiene cara de mujer, bajo la dirección de Don Fernando Wagner, un gran director alemán.


José Antonio Fernández: ¿En qué momento dejas de ser chicharito para formar parte del equipo de dirección y producción, lo recuerdas?
Juan Osorio:
Sucedió que yo estaba en el foro cuando vi que uno de los parlamentos no lo estaban diciendo como venía en el guión. Me atreví
a decirle al director que había una equivocación, a Don Fernando Wagner, y eso me sirvió para que justo en ese momento me nombrara asistente de dirección. Cuando le avisé del error, pegó un gran grito en el foro, llamó al productor Valentín Pimstein y le dijo: este es el asistente que quiero, refiriéndose a mí.

Ese atrevimiento me dejó de golpe varias enseñanzas: lo que no conozco puedo conocerlo; si sé algo, puedo decirlo; y si quiero preguntar, no debo guardar silencio. Ese atrevimiento me llevó a estar sentado hoy en la silla del productor.

Como vieron que yo hacía de todo y no me quejaba de nada, otros directores me empezaron a llamar, como antulio Jiménez Pons y Raúl Araiza. Yo igual servía un café que llevaba la continuidad o editaba.

A todo me metí. Tuve la fortuna de saber hacerme necesario. No indispensable, pero sí necesario. Me gané la confianza de todos estos genios de la
televisión. Depositaron en mi su confianza y yo le saqué provecho. Canalicé todos mis esfuerzos para crecer lo más posible.


José Antonio Fernández: ¿Te entregaste en cuerpo y alma a la televisión?
Juan Osorio:
Me entregué totalmente. A mis cincuenta años de edad, mi única profesión es hacer televisión. No tengo otra.


José Antonio Fernández: Las telenovelas causan mucha polémica y reciben constantes críticas, sin embargo se ven muchísimo. ¿Son injustas tantas críticas?
Juan Osorio:
Las telenovelas se ven muchísimo.

Con una familia con suerte alcanzamos 22 puntos de rating y 39 de share, significa que nos ven en promedio 9 millones de espectadores cada noche.

Por supuesto, sé que la telenovela es un género con críticas muy marcadas. Se le demerita con mucha facilidad. En muchas ocasiones no se le aprecia como una obra artística, aunque consiga serlo.

Sin embargo, te puedo decir que no es nada fácil producir 300 capítulos que cautiven noche tras noche a la audiencia. Grabamos en exteriores y en estudio. Presentamos escenarios que tienen valor, vestuario, desarrollo de personajes.

El público de la televisión es experto, han visto de todo y nos siguen. Eso quiere decir que hacemos cosas que valen la pena.

En países como Alemania o China ven nuestras telenovelas.


José Antonio Fernández: ¿Qué tienen las telenovelas que encantan a la audiencia?
Juan Osorio:
Las telenovelas no están para atacar lo relacionado con lo político. Es muy importante tener un gran respeto por el público.

Mis telenovelas respetan al cien por ciento al pueblo. Yo no hago telenovelas para las personas que viven en Las Lomas, aunque sé que ellos también nos ven sin aceptar que son afines a ellas.

En cada telenovela que produzco soy respetuoso con la forma de hablar, de ser y de pensar del pueblo. Además mis historias son siempre aspiracionales, me gusta mostrar la belleza de la arquitectura mexicana.

Un punto muy importante que siempre cuido, es que lo que se ve en pantalla siempre es real: si hay una llave de agua, el actor puede abrirla; si ves
tortillas, están calientes y se pueden comer...


Siga la conversación de José Antonio Fernández Fernández
con Juan Osorio en los siguientes videos,
publicados en exclusiva por Canal100.com.mx

 

 



Otras
Entrevistas con:
FERNANDO GAMBOA / Secretario de Desarrollo Econmico del gobierno de Campeche
CARLOS SLIM / Empresario e Ingeniero
Germn Bracco / Actor
SANDRO HALPHEN / Corporativo Premiere Entertainment Group (PEG)
EUGENIO CABALLERO / Director de Arte
FREDY Y LA CARACOLA
COLUMBA VRTIZ / Reportera
OMAR CHAPARRO / a
MARA NOVARO / Directora de Imcine
ANGLICA LARES / Directora de El Taller de El Chucho
Arcelia Ramrez / Mejor Actriz
DANIEL BIRMAN RIPSTEIN / Director
Luis Estrada / Director
FEDERICO ALARCN CREMOUX / creativo, productor y director
Claudia Goytia / Actriz y maestra de actuacin
Luis Felipe Ybarra / Escritor / Guionista
ENTREVISTA HISTRICA
HUMBERTO PADGETT / Reportero
MANUEL VILLAGRN / Productor
JOS ANTONIO VALDS PEA / Analista y Crtico de Cine
JAIME MAUSSAN / Reportero
RAFAEL MONTERO / Guionista y Director
MNICA CORRAL / estrella de YouTube
TOO HURTADO / creador de Tachidito
SANDRA BECERRIL / Escritora
OLIVER MENESES / Maestro del cartl
LEONARDO GARCA TSAO / Crtico de cine
Fabin Corres / Actor
Paco Prieto / Comuniclogo
Ricardo Arnaiz es Creador y Director...
scar Cadena merece todo nuestro reconocimiento... / Conductor
HABLANDO DE... / Director
KARINA GIDI / Actriz
IGNACIO LPEZ TARSO / Actor
3 DCADAS DE FRASES / personalidades de la industria audiovisual
LUIS DE LLANO MACEDO / Productor de televisin
DANNY TREJO / Actor
BENJAMN MNDEZ / Director Relaciones Publicas
COLOR Cassettes promueve Pocket 6K Pro, cmara cinematogrfica digital porttil
COLOR Cassettes promueve Cinema Line FX3 Sony, fcil de transportar y usar
LAURA GARCA / protagonista de La Dichosa Palabra
RAFA LARA / guionista... / editor, productor, showrunner de series y director,
MARA JOS CADENA / SCAR CADENA / figuras en pantalla del canal EncadenaTV
Irlanda Maya / Reportera
Leticia Salas / Directora del Canal 14 SPR
Ivn Trujillo / Director General TV Unam
Pachis / Standupera / Actriz
Gabriel Torres / Director del Canal 44 de la Universidad de Guadalajara / Presidente de ATEI
Mauricio Alatorre / Director de RCG Media
Arturo Sastr / Mercadlogo, Productor, Publicista...

Votación Sondeo
Qu tipo de campaa publicitaria poltica es mejor para una candidata o candidato a un puesto de eleccin?

  • Definitivamente la campaa de guerra sucia es ms efectiva, que incluya todo tipo de mentiras, Fake News y chismes que enloden al candidato o candidata adversaria

  • 25 %
  • Es mejor una campaa que se base en propuestas y contar lo que en verdad cree y quiere hacer el candidato o la candidata

  • 75 %

     

           



       
     Secci�n Revista Virtual Telemundo Entrevistas