Sistemas Digitales EDF CTT

Sigue a RevistaPantalla.com en:  






















Xavier López "Chabelo"
Durante 47 años Chabelo ha mantenido el mismo espíritu: vivir intensamente
Publicada en la Revista no. 62 el 01 de diciembre 2001
compartir1708

Xavier López, conocido por millones de mexicanos de cinco generaciones como Chabelo, ha mantenido el espíritu de su personaje luego de casi 48 años. Lo interpretó por primera vez en 1954, en el primer programa de televisión de Panzón Panseco.
Chabelo es todo un proyecto de vida dedicado por completo a la diversión de los niños.
Buena fama, diversión sencilla para los "cuates" y juegos que han levantado por décadas a millones de familias a las 7 de la mañana todos los domingos, son los elementos de la fórmula del éxito que sólo Xavier López ha logrado descifrar.
Contados son los artistas que han conseguido que su personaje sea reconocido y apoyado cariñosamente por el público. Chabelo venció al tiempo, le ganó la partida a las desveladas del sábado, encontró en la televisión su medio natural y su rostro de niño se afianza con las décadas. Lo único que yo debo reclamarle, es que haya dejado guardada para siempre la divertida y original serie Mi conciencia y yo.

José Antonio Fernández: ¿Qué sientes hoy por la televisión, luego de esta larguísima trayectoria?
Xavier López Chabelo: Mi madre del espectáculo es la televisión. A mí me parió la televisión. Es el primer punto de contacto que tengo con el medio artístico.
Mi carrera se dio por el destino, fue inesperada. Yo era un niño provinciano de 9 años, común y corriente, que vine a la capital a estudiar. Mi padre me había dado una educación muy rígida, al estilo guanajuatense.
Mi papá me enseñó, y se lo agradeceré toda la vida, a ganar dinero desde muy chico. A los seis años empecé a ganar dinero trabajando como campesino en un rancho de Guanajuato. La consigna de mi papá era que de lo que ganara siempre le diera la mitad a mi mamá. Ganaba uno veinte a la semana. Ese dinero era mucho para mí.

J.A.F.: ¿El rancho era propiedad de la familia?
X.L.CH: No, era de un amigo de mi padre.
Sembraba uvas, coles, papas, cebollas, sandías... Toda la magia de la naturaleza me ha rebotado al paso de los años como una maravilla.

J.A.F.: ¿A qué te refieres con la magia de la naturaleza?
X.L.CH: A los seis años yo cargaba un costal y sembraba papas. Marcaba los surcos en los que yo había sembrado cada papa. A los 4 ó 5 meses veía cómo, en el lugar en el que yo había colocado una papa, ahora aparecían 15 ó 20 papas. Eso me parecía mágico. Me sentía partícipe de esa magia.
Ese contacto con la naturaleza forjó mi manera de ser y mi carácter como hombre. Yo tengo la teoría de que todo en la naturaleza obedece a leyes concéntricas. Pienso que los seres humanos hemos sido traídos al mundo para ser felices, y la felicidad estriba justamente en ese acercamiento que tú como ser humano te propongas tener (o puedas tener) con la naturaleza.

J.A.F.: ¿Has sido feliz?
X.L.CH.: Yo diría que sí, y me refiero a lo que entendemos como felicidad en una persona. Creo que ningún ser humano puede decir que es feliz permanente. Y pienso que los seres humanos venimos al mundo a ser felices, no a sufrir.

J.A.F.: ¿Crees que le diste una vuelta al destino, o el destino te tenía preparado convertirte en un gran personaje para entretener a toda la familia?
X.L.CH.: Cuando yo tomé la decisión de dejar el segundo año de Medicina, mi padre sintió que cometía una aberración al abandonar mi carrera para dedicarme a ser actor. Pero enfrenté con valentía la rigidez de su carácter. Yo sabía que el ser actor era tan noble, digno e importante como ser médico, y que tenía que prepararme. Me dediqué a estudiar y sigo estudiando.

J.A.F.: ¿En qué trabajaste al llegar a México?
X.L.CH.: De los 9 a los 14 años vendí cigarros en el Hipódromo de las Américas (y también estudiaba). Uno de mis vecinos me dio el contacto. Fui el vendedor estrella del Jockey Club. Al segundo año de trabajar en el Hipódromo los cigarros ya no me importaron tanto. Me levantaba a las cinco de la mañana y me iba al Hipódromo a ver el entrenamiento de los caballos. Yo ganaba más dinero con las propinas que me daban los señores apostadores por los tips que les decía. Me relacioné con jockeys, entrenadores y apostadores. Aprendí.
En el Jockey Club había bailes y me daban permiso para vender cigarros de noche. Cuando me "entraba" el sueño me salía a tomar aire a la tribuna, y en ocasiones me tocaba oír sonidos raros y luego ver a señores que regresaban al salón con señoras que no eran precisamente sus esposas, Y curiosamente luego esos mismos señores se acercaban conmigo y me daban 20 ó 50 pesos. Confieso que al principio esos "encuentros" en la tribuna fueron casuales, pero después cuando veía que alguna parejita salía del salón, yo con discreción salía tras de ellos... y me daban mis propinas.

J.A.F.: ¿Por qué renuncias al Hipódromo?
X.L.CH.: Ya a los 14 años a mí no me gustaba el traje de botones, me sentía más grande. Además necesitaba adelgazar.
Yo fui una persona que no crecía porque tenía un serio problema de peso. Para que tengas una idea, a los 13 años yo pesaba lo mismo que hoy y medía uno cincuenta y cinco de estatura. Costaba más trabajo darme la vuelta que brincarme.
Yo me quería sacudir ese problema y me hice muy deportista. Me esforcé mucho. En un año crecí 28 centímetros y me convertí en un hombre muy fuerte. Aprendí a ser luchador y fui campeón nacional de lucha grecorromana. Pude ir a la Olimpiada de Helsinki, pero por falta de 40,000 pesos no asistí. Necesitaba un patrocinador, pero como yo no sé pedir, sólo trabajar, me quedé con las ganas.
Después fui jugador de futbol americano. Un día me purgaron y por eso ya no seguí.

J.A.F.: ¿A qué te refieres con que te purgaron?
X.L.CH.: Cuando yo salí de la Liga de Bachilleres, tenía fama de ser muy golpeador, pero no malo. Yo sabía pegar, era tacle defensivo. Como era de los más grandes y más fuertes, tenía fama. Decidí saltar a la Liga Mayor. El Chivo Córdoba (uno de los jugadores más conocidos de la Universidad), me regaló el número 45 de su jersey. Jugamos un día contra el Colegio Militar y me golpearon mucho. Yo no me quise salir de la cancha. Me rompieron dos costillas. El juego era ver qué tanto aguantaba. Terminé en el hospital. Todo adolorido, en la cama del sanatorio reflexioné a dónde me iba a llevar el futbol americano. Sabía que en México no había futbol profesional y pensé que no sería una gran estrella. Dejé el futbol americano.

J.A.F.: ¿Trabajabas ya como actor en televisión?
X.L.CH.: Yo entré a la televisión a trabajar como ejecutivo V. Es el que va por las tortas, por los cigarros, por los cables, por los papeles... Estudiaba Medicina y trabajaba en lo que hoy es Televisa. Durante año y medio prácticamente no dormí, porque la televisión te exige mucho y la carrera de medicina también ((hay que estudiar libros de 4,000 hojas que te tienes que aprender casi de memoria, no puedes confundir el fémur con la clavícula). Una mañana, en la Universidad, luego de que llegué me quedé dormido en el salón. Me despertaron y yo abrí los ojos pero no sabía quién era yo, donde estaba y quiénes era los que estaban junto a mí. Fui recuperando poco a poco la memoria.
A los 15 días me volvió a pasar lo mismo y mi maestro de Anatomía me preguntó qué me pasaba, le platiqué cuál era mi vida y me mandó a hacerme unos análisis. Le llevé los resultados. Me dijo que estaba a una hora, un día o un mes de que me diera amnesia total, tenía anemia cerebral. Me cuestionó y me sentenció: o estudias o trabajas, así no puedes seguir más. Y entonces fue cuando me armé de valor, hablé con mi papá y dejé la Medicina.

J.A.F.: ¿Pasaste del Hipódromo a la televisión?
X.L.CH.: No, en el inter yo vendí huevos de puerta en puerta, libros, detergente...

J.A.F.: ¿Te nació de inmediato la pasión por la televisión?
X.L.CH.: A mí me llevó a la televisión Andrés de la Garza. Yo era asistente. La televisión empezaba, todo lo hacíamos en vivo. No existían los apuntadores. Los actores debían aprenderse los parlamentos. Yo me aprendía todos los papeles, y como los teleteatros eran en vivo sucedía comúnmente que algún actor no podía llegar. Entonces yo lo suplía imitando su voz. Recuerdo que se reían en el foro porque imitaba bien las voces.
A pesar de que en ese tiempo yo era un muchacho muy introvertido, "ranchero", fui superando esa manera de ser como provinciana.

J.A.F.: ¿Cuál fue el primer programa en el que participaste?
X.L.CH.: En el primer programa de Panzón Panseco, el mismo Panzón me invitó para que yo hiciera el personaje de un vendedor de dulces que se escondía debajo del podium del juez durante un juicio. El narrador decía que en la sala había tensión, expectación y solemnidad. Y de repente yo salía gritando: "hay chicles, chocolates, charritos..." (imitando la voz de Pepe Peña, el conductor del entonces famoso programa de radio El risámetro). Por esa actuación me pagaron diez pesos y ahí empezó la bolita.
Al poco tiempo Panseco se regresó al radio porque no pasó nada con su programa en televisión. Se separan la pareja de Panseco y Gamboa, y yo me voy de ayudante de Gamboa. Para ese entonces, yo también era camarógrafo, estudiaba medicina, vendía mole, planchaba ajeno... ¡hacía de todo!
Siendo ayudante del señor Gamboa (el tío Gamboín), yo también trabajaba como floor manager en el programa Variedades de Mediodía, en el que aparecían los comediantes más famosos, como Héctor Lechuga y Sergio Núñez Falcón. Me invitaban para que participara en los sketches y yo actuaba en ellos.
Gamboa (el Tío Gamboín) hacía un programa en las tardes que se llamaba Carrusel Musical, en el que cantaban canciones y escenificaban chistes. Ahí participaban el quinteto Salinas, con Chucho Salinas en la batería, los Tres Ases, con Marco Antonio Muñiz como solista, las hermanas Navarro y
Kippy Casado.
Un día, Ramiro Gamboa me dijo que me había visto representando a un niño en Variedades de Mediodía, y que quería que presentáramos chistes de niños en el Carrusel Musical. Cuando llegué a mi casa esa noche, corté unos pantalones. Al día siguiente actué el chiste en Carrusel Musical con la voz que hoy tiene Chabelo y con pantalones cortos. Gamboa había sacado el chiste (el sketch) de un libro, y el autor de ese libro le había puesto al niño de ese chiste el nombre de Chabelo.
Si ese día alguien me hubiera dicho que luego de 47 años estaría yo aquí sentado platicando contigo acerca de mi vida, seguro yo le habría dicho a esa persona que estaba loca. Pero aquí estoy con Chabelo después de 47 años. De entonces a la fecha nunca lo he dejado de representar.

J.A.F.: ¿Cuál fue la reacción del público al ver a Chabelo?
X.L.CH.: Gustó mucho. A los dos días volví a salir con Chabelo, luego fue cosa de todos los días y al año Pepsi Cola me contrató como exclusivo y viajé por toda América.

J.A.F.: Cuando te invitaron a vender cigarros, le entraste; luego te abren la oportunidad para imitar voces, y con todo y pena los haces reír; los domingos a las siete de la mañana quieres despertar a todos los niños de México... ¿De quién heredas este entusiasmo?
X.L.CH.: Mi papá era muy serio y enojón, me regañaba mucho. Yo tengo muchos defectos y uno de ellos es que soy perfeccionista, muy estricto y exigente. Si tú te comprometes conmigo a algo, no voy a entender nunca que no lo cumplas.
Pero uno de los rasgos característicos desde siempre de mi personalidad, es que todas las cosas que he hecho en mi vida las realizo con mucho cariño y entusiasmo. Así soy.

J.A.F.: ¿Cómo construyes al personaje Chabelo?
X.L.CH.: Todo el inicio de Chabelo fue expectante. Cuando vieron que Chabelo empezaba a destacar, algunos le auguraron muy poca vida.
Todos, absolutamente todos los comediantes de México han interpretado a un niño, pero ninguno lo ha mantenido por tanto tiempo. Yo investigué qué había pasado con otros personajes y encontré poco. Había existido en la radio Lolito, creado por Fernando Fernández, que ya no aparecía más.
Yo empecé a amar a Chabelo cuando me di cuenta que el personaje le gustaba a los niños. Comencé a disfrutar a Chabelo porque creo que la niñez es la mejor época en la vida de un ser humano, es fascinante para el niño y para el entorno que le rodea. Donde hay un niño hay un ser bello, honesto y maravilloso, ciento por ciento ejemplo de lo que debería ser una persona.
Para mí ha sido tan grande el privilegio de representar a Chabelo, que siento que no lo merezco.

J.A.F.: ¿En qué momento percibes que debes y puedes desarrollar el personaje de Chabelo?
X.L.CH.: Creo que él mismo se empieza a desarrollar dentro de mí. Si tú estuvieras ahorita entrevistando a Chabelo te estaría diciendo otras cosas, y no las que yo estoy respondiendo. Chabelo es otra gente, pero dependemos el uno del otro. Chabelo depende de mí porque es mi cuerpo, mi biología, mi físico; pero el personaje que llevo dentro después de 47 años, ha desarrollado con plena libertad su individualidad y sus propios matices.

J.A.F.: ¿Cuáles son los problemas de Chabelo?
X.L.CH.: Ninguno, los problemas son míos.

J.A.F.: ¿Y las aspiraciones de Chabelo?
X.L.CH.: Quizá son muy limitadas... por saber que se tendrá que ir algún día (Xavier López se emociona al máximo y no puede evitar llorar). Creo que todo lo que he vivido con Chabelo ha sido extraordinario, por eso duele. Algún día lo tendré que dejar y enterrar. Si Chabelo no se va cuando yo también desaparezca, será muy difícil.

J.A.F.: ¿Crees que esté cerca el final de Chabelo?
X.L.CH.: Creo que sí. No sé sin son meses o años, pero de que ya no tengo el tiempo para Chabelo como yo quisiera, es definitivo.

J.A.F.: ¿Esa decisión la debes tomar al estilo de los futbolistas, toreros y boxeadores?
X.L.CH.: Pienso que es una decisión que va más allá. Me dolería mucho no tener la sensibilidad suficiente para tomar la decisión. Que mi egoísmo pusiera en peligro a Chabelo y que alguien le hiciera daño, que alguna persona lo criticara feo. Chabelo no ha sido malo y no ha tenido grandes pretensiones. Su afán es divertirse y tratar de hacer pasar un rato agradable a los demás.

J.A.F.: Desde hace mucho tiempo hemos visto a un Chabelo saludable y rozagante. ¿Ha tenido crisis?
X.L.CH.: Cuando firmé contrato con Pepsi Cola me sentí el hombre más famoso de México. Pero cuando ese contrato se terminó, nadie quería hacer tratos comerciales conmigo porque me identificaban con Pepsi. Nunca calculé que el estar casado con una marca se convertiría en un problema. Nadie me quería ni para una entrevista. Yo gané mucho dinero, me dedicaba también a correr coches, a bucear y a gastar de más. Y cuando el contrato con Pepsi se terminó, de pronto me vi sin dinero para comer. Busqué a un señor que quería contratarme para hacer una gira por Nueva York y algunas ciudades más. Me ofreció 400 dlls. y acepté. Se había dado cuenta que tenía hambre (meses atrás me había ofrecido 2,400 dlls.).
En Nueva York me presenté junto con Tongolele para el público latino en el Bronx (por cierto, mi contrato anotaba que yo no podía salir a la calle porque era muy peligroso). Tuvimos éxito y duramos en gira casi 6 meses. Nos presentamos en Nueva York, Philadelphia, Chicago y Los Angeles.
Salí de mis problemas económicos y me regresé a México sin nada y fui a ver a Héctor Cervera que era director del Canal 5. Me propuso que tomara media hora diaria en las tardes. Y ahí fue donde empecé otra vez con Chabelo para los niños, produciendo la serie Mi conciencia y yo. La hice 7 años.
Me han propuesto que vuelva a producir Mi conciencia y yo, pero creo que hoy los valores de la familia se han adelgazado demasiado, y yo en ese programa fui muy cuidadoso de no tocar puntos que fueran a molestar a los papás.

J.A.F.: ¿El buen humor es de Chabelo?
X.L.CH.: Es oficio.

J.A.F.: ¿Cómo has cuidado al niño Chabelo?
X.L.CH.: No le he permitido que use dichos y que hable en doble sentido. Nunca he buscado la risa a través de una mala palabra. Quiero que Chabelo deforme el idioma lo menos posible. He buscado que el personaje mantenga su edad, que va de los 8 a los 13 años. No es un adolescente, sigue siendo un niño.

J.A.F.: ¿Qué sí le estimulas a Chabelo?
X.L.CH.: El espíritu de lo que debe de ser un niño, con alegrías, tragedias y problemáticas, pero siempre viviendo intensamente. Por eso es tan maravilloso aprender de los niños, porque ellos resuelven sus problemas en forma honesta y vertical.

J.A.F.: ¿Después de los 7 años de Mi conciencia y yo, qué haces?
X.L.CH.: Seguí haciendo televisión, giras, películas y espectáculos. El quinto largometraje que iba a producir con Ripstein nos lo canceló Echeverría. Ahora, luego de 30 años, quiero hacer de nuevo una película y estoy buscando un especialista con quien realizarla. Es una asignatura pendiente para mí.

J.A.F.: Increíblemente en México no se hacen cintas para niños desde hace 25 años, con la excepción de Atlético San Pancho. ¿Qué piensas de esto?
X.L.CH.: El problema es que la producción extranjera de caricaturas (que es una basura), sale mucho más barata en comparación a lo que cuesta producir un programa en México (venden caricaturas a 1,200 dlls. la media hora). Y si a eso le sumas que ha habido muy poca iniciativa para producir programas para niños, el panorama no es muy prometedor.

J.A.F.: ¿Por qué decidiste dedicarte de lleno a tu programa?
X.L.CH.: Para mí fue una gran lección cuando me divorcié comercialmente de Pepsi Cola. Entonces me juré a mí mismo nunca jamás ser exclusivo de nadie. En mi programa he logrado algo muy difícil: anunciar prácticamente todas las golosinas de México, pero no estar casado con ninguna marca. Es una fórmula que yo inventé y que ahora muchos utilizan


Respuestas exclusivas de Xavier López "Chabelo" para canal100.com.mx


- Yo escribo absolutamente todos los guiones de mi programa (incluyendo la mecánica de todos los juegos). Siempre lo hecho así, desde el primer programa hace 34 años.
- Yo les propuse hacer el programa los domingos en la mañana. Se me ocurrió hacerlo porque yo los domingos por la mañana, cuando me despertaba, me iba a la cama de mi papá. Para mí era una gran felicidad. Y sé que lo mismo hacen millones de niños cada domingo.
- Nuestro programa se ve en casi toda América Latina. Sé, por ejemplo, que tengo muchísima audiencia en Argentina.
- Los espectadores no tienen un predisposición para ver la televisión. Es común que el telespectador preste poca atención a lo que ve en televisión.
- Si el conductor no es honesto y no cree en lo que dice, el público no creerá nada. Si a mí no me gusta un producto, yo no lo anuncio. Un ejemplo: jamás he anunciado una pistola, porque no creo que deba hacerlo.
- Siempre he sido libre para hacer mi programa. He tenido buena relación con los tres Azcárraga. Tuve una relación muy estrecha con Emilio Azcárraga Milmo, con quien siempre traté las cosas en forma directa. Fue mi amigo. Jamás me han dicho, ni antes ni hoy, quítale o ponle algo a Chabelo.
- Guardo una buena relación con Tatiana y me da mucha pena lo que le está pasando. Somos muy pocos en esto.
- Descubrí mediante un estudio que los niños mexicanos rechazan ya la música mexicana (que hoy prácticamente ya no se escucha en radio ni en televisión). Es muy preocupante. Los niños relacionan la música mexicana con el alcohol y los golpes, y eso hay que transformarlo porque vamos a perder nuestra música. Por eso estoy preparando un disco de Chabelo con música mexicana.
- Es urgente que se hagan talleres de cultura mexicana. Tenemos muchos valores, somos un país maravilloso (y no soy patriotero), y los niños tienen que aprender a quererlo. Si no actuamos a tiempo, llegará una generación que pierda la cultura mexicana.
- Yo, como Xavier López, vivo aislado. Estoy cierto que así debo vivir. Y es que yo, como ser humano, por alguna razón puedo faltarle el respeto en la calle a alguna persona y eso no debo permitir que suceda.
- A mí me gusta el fútbol, el cine, los toros y el teatro, pero no voy a nada porque son lugares públicos. Para mí es mejor evitarlos.
- Tengo que pagar un costo. Los escándalos no van con Chabelo, y no me expondré a ellos.
- Mi vida privada siempre está en línea con el comportamiento de Chabelo, porque a Chabelo siempre lo traigo dentro. No tengo una máscara para usarla en la calle. Me he puesto lentes y sombrero, y no falta el que diga: "mira, ahí está Chabelo"
- Deseo tener la sensibilidad para saber adecuarme a los cambios que se dan en el país. Soy una esponja. El contacto que tengo cada 8 días con los niños es una universidad.
- Fui líder de los actores diez años, pero me di cuenta que no sirvo para la política. Los políticos son capaces de humillarse con tal de mantener su posición. Por eso son tan malvados.
- Alguna vez me propusieron ser diputado por León, Guanajuato. Hicieron un estudio y me dijeron que estaba yo muy bien para lanzarme pero que tenía el defecto de irle al América. Querían que dijera públicamente que le iba al León. No acepté, me pareció absurdo.
- Veo al país siempre con optimismo. Creo que el cambio depende de cada uno de nosotros, y no sólo del Presidente.
- Si ya nos dimos cuenta que el paternalismo fue lo peor para los mexicanos, y sabemos que papá-gobierno no resuelve las cosas por sí sólo, es el momento de que cada uno de nosotros aportemos algo para nuestro país.



Otras
Entrevistas con:
EXCELENCIA desarrolla soluciones tecnológicas de alto nivel para televisoras, universidades, postproductoras...
MIP Cancún: Patricio Wills afirma que Televisa seguirá haciendo telenovelas, series y súperseries
TEMA de la Semana: intentan que Gobernación controle medios públicos, sería grave error
PERSONAJE de la Semana: Karla Iberia Sánchez gana en Festival Pantalla de Cristal
CÁMARA Panasonic DVX 200, famosa por su diseño y calidad 4K. Promueve Teletec
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: La migración motivos y distancia
EN CLAVE de H, por GuaPur: solo La Chica Misteriosa reconoce al Productor de Lentes Oscuros en el Festival Pantalla de Cristal
MIP Cancún: es el momentun de los productores independientes de cine, series y televisión
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoría Reportajes: Rusia, la gran desconocida, Tósigo...
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoría Series: Sr. Ávila, Luis Miguel, La balada de Hugo Sánchez...
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoria Videoclips: Tic-Tac, Antes de tí, Todo...
CAMPAÑA de la Semana: Ganadores categoría Anuncios en Pantalla de Cristal, Vitacilina, Comex...
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoría Cortos: A la distancia, Alicia después de las maravillas...
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoría Videos Corporativos: Interceramic, Itecsa, Querétaro...
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoría Documentales: Guerrero, El muricélago y el agave...
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoría Películas: El Club de los Insomnes, El Buquinista...
GANADORES Festival Pantalla de Cristal categoría Mediometrajes: Otras personas, Piedra de Caballo...
DAVinci Resolve Studio y cámaras Ursa Mini Pro en película The Oath de Barinholtz
AEQ promueve Paneles de Usuario para locutor-cronista, serie TP8000
52 por ciento quisiera ver a AMLO como personaje protagonista de serie
UNIDADES móviles Tres News en los tres debates con los presidenciables
JOSEDUARDO Giordano y Sergio R. Goyri, Ganadores en Festival Pantalla de Cristal por película El Club de los Insomnes
ALEJANDRO Varela Tuve la fortuna de ser invitado para diseñar el concepto de arranque de Studios Quarry
ESTRENA Canal Once su nueva serie Malinche, bajo la dirección de Patricia Arriaga
SIN miedo a la verdad de Televisa, líder de audiencia en su capítulo final
SPR lanza aplicación MX Play, primer gran concentrador de contenidos de medios públicos
PREMIO Fénix al Mérito para Luiz Carlos Barreto, productor de Doña Flor y sus dos maridos
PAGA Televisa 5 mil 666 millones de pesos y TV Azteca 3 mil 880 por renovar 20 años más sus concesiones de tele abierta
GANADORES premios Fénix 2018, no ganó Gael: Pájaros de verano, Martinessi, Carmiña, Lorenzo Ferro...
COMPROBADO: alfombras rojas no ayudan a la taquilla del cine mexicano y de Latinoamérica
CANAL Once estrena la segunda temporada de Yo soy yo con Fernanda Tapia
TELEVISA Deportes, líder de audiencia en la Final de la Copa MX
TEMA de la Semana: Disney+ competirá con Netflix, será la nueva OTT estrella del 2019
PERSONAJE de la Semana: Gael García, Nominado en premios Fénix por película Museo, cine de autor del director y el actor
CAMPAÑA de la Semana: diputados no cambiarán Art. 189. Habrá reuniones con cineastas
IDEAS para producir de El Marqués de Miramar: Cómo y quién mueve el tipo de cambio
EN CLAVE de H, por GuaPur: Productor de lentes Oscuros irá de incógnito al Festival Pantalla de Cristal
CTT renta Tubos Quasar de color, son muy versátiles. Para utilizarse de forma individual o tantos como se quiera
AIANET promueve DopChoice, accesorios para controlar la dispersión de luz
CAMERINOS Móviles EZ Comunicación para producciones en el sureste
SOLUCIONES Simplemente para producción y post: rentan cámaras, el robot Mia, Certifican en DaVinci...
EFD promueve la renta de un gran abanico de cámaras de cinematografía digital
PRONOSTICÓ Álvaro Cueva: habrá nueva relación entre el poder, los medios y las redes sociales
77 por ciento pronostica que Trump no logrará reelegirse por conflictivo
PROYECTO Post Technology Alliance de Netflix certifica equipos Blackmagic
CARLOS Hidalgo impone estilo de fotografía
WILLS confirma estrategia: Televisa Studios establece tratos de producción con Netflix, Prime, Sony, TNT y Endemol
GANADORES de DocsMX: Miserable Joy, Y si las calles hablaran, Por accidente...
SUBEN 26.3 por ciento ingresos de las OTT en México. Podría IFT regular a Netflix, Amazon...
PROMUEVE Amtec luminaria APUTURE TRI-8C, panel compacto de 15 pulgadas

Votación Sondeo
¿Por qué cree usted que la tele abierta ha aumentado un 17 por ciento su audiencia en 2018?

  • Porque la tele abierta es gratis y está produciendo programas que jalan mucha audiencia, como Exatlón, La Academia, La Voz y las telenovelas

  • El Mundial de Fut ayudó a la tele abierta en este 2018 para que se viera más

  •  

           


    	Tres News

       
     Sección Revista Virtual Telemundo Entrevistas