Sistemas Digitales SONY-STD


Sigue a RevistaPantalla.com en:  

















Mara Rojo
Me gusta ser actriz y tambin dedicar mi tiempo a la poltica
Publicada en la Revista no. 119 el 08 de junio 2011
compartir10475

Untitled Document

Por José Antonio Fernández Fernández


Recomendamos consulte otras entrevistas publicadas anteriormente en la Revista Telemundo:

Fermando Sariñana
Carlos Vasallo
Guillermo del Toro

Gabriel Figueroa
Ismael Rodríguez
Cecilia Suárez
Daniel Gimenez Cacho
Martha Sosa

Willy Sousa
Simón Bross
Felipe Cazals
Carlos Carrera
Alejandro González Iñárritu
Alfredo Joskowicz
Alejandro Lozano
Luis Mandoki
Gerardo Tort
Pedro Torres
Víctor Ugalde
Mardonio Carballo



Decir María Rojo es decir cine mexicano.|

Es, sin duda, la actriz que con sus películas mejor explica lo que es el nuevo cine mexicano, ese que se ha ganado el respeto del público de todas las tendencias e ideologías sin discusión, el que de manera simultánea aparece en pantalla cargado de mexicanismos y de luces que no niegan su modernidad, y también el que no censura su espíritu crítico, que pone en tela de juicio lo mexicano y que a la vez aprecia sus virtudes.

Para respaldar lo que afirmo sólo basta mencionar algunas cintas de la filmografía de María Rojo (que suma más de 70 largometrajes): El castillo de la pureza, El apando, Las poquianchis, Los cachorros, María de mi corazón, La víspera, Bajo la metralla, Rojo amanecer, Danzón, La Tarea, El callejón de los milagros, Un mundo maravilloso, La misma luna y el Infierno.

María Rojo también ha participado en más de 20 seriales de televisión, entre los que se encuentran varias telenovelas. Destaca su colaboración en el Teatro Fantástico de Cachirulo, con el que se inició como actriz en 1955 cuando era una niña.


José Antonio Fernández: Eres una mujer que desde siempre, desde que eras una niña, has sido protagonista.
María Rojo:
No lo he sido siempre.

José Antonio Fernández: ¿En qué momento empezaste a gozar el ser protagonista?
María Rojo:
Se me dio la oportunidad de ser protagonista por primera vez en el Teatro Fantástico de Cachirulo, en el Canal 2, en los años cincuentas. Yo era una niña, estaba en tercero de primaria.

Al Teatro Fantástico llegué por una maestra de primaria. Mi mamá no era actriz. Nadie demi familia estaba conectado con el mundo de la actuación. Yo estudiaba en la escuela Manuel López Cotilla. Mi maestra me vio con muchas aptitudes. Ella estaba ligada al teatro.

Fue mi maestra de primaria la que me presentó con Enrique Alonso, quien me abrió la puerta para entrar al Teatro Fantástico, programa famosísismo que lo veía "todo México" -niñas y niños, sus hermanos y sus papás- todos los domingos por la noche.

La entrada al escenario se me dio de forma natural, lo que no sabía entonces era que ganarse un nombre en este oficio de la actuación se lleva toda una vida.


José Antonio Fernández: ¿Te apoyó tu mamá para que entraras al Teatro fantástico?
María Rojo:
Se preguntó qué haría en escena.
Dijo: ¡por Dios, si la niña es muy tonta! Si no sabe ni la tabla del dos, cómo es que quieren que haga un programa de televisión de una hora y que se aprenda los diálogos de memoria.
Lo que sucedía es que soy disléxica, y en ese tiempo la dislexia era sinónimo de estúpido. Cuando me invitó Enrique Alonso a participar en su programa, le dije: ¡eso sí puedo hacerlo!
Por supuesto, todos aprendemos aquello que más nos importa.


José Antonio Fernández: ¿Cuándo fue la primera vez que apareciste en escena como actriz?
María Rojo:
Hice un papel breve en el antiguo teatro El Caballito. La niña que debía hacer el personaje de Caperucita Roja no llegó y yo levanté la mano:
les dije que me sabía los diálogos. Me dejaron hacerlo y me seguí de frente hasta hoy.

José Antonio Fernández: Vives en el mundo de la actuación y también entras al mundo de la política, ambos mundos están llenos de muchas emociones.
¿Es combinable el ser actriz con ser política?
María Rojo:
A la política entro hace ya 15 años.
Es falsa la idea de que en el mundo de la política no se necesita imaginación.

Cuando fui Delegada en Coyoacan no me fue posible actuar porque de plano no tenía tiempo. Aquí en el Senado tengo más oportunidad de participar en algunas producciones, cuando me dan permiso.

Para mí ha sido una buena combinación ser actriz y estar en la política. Como diputada y ahora como senadora, siempre he participado en las comisiones de cultura y eso me ha permitido proponer y participar en la creación o modificación de leyes que hemos hecho para ayudar al sector cultura, como la Ley de Cine y la iniciativa que creó Fidecine. Por cierto considero que tanto la Ley de Cine como Fidecine requieren reformas porque las hicimos hace 15 años y hoy las fuerzas políticas han cambiado al igual que las condiciones para el cine mexicano.

Esas reformas políticas ayudaron mucho, tanto que de 7 películas que se filmaban a mediados de los noventas, ahora se producen 70. El cambio es radical. Clave fue crear el primer fondo de 50 millones de pesos para arrancar con la producción cinematográfica que estaba abandonada.

También trabajé para sacar la Ley del Libro y para elevar el derecho a la cultura a rango consitucional. Ahora estoy muy apasionada con el Seguro del creador. Es algo importantísimo, porque ni los creadores ni quienes fomentan la cultura tienen seguro.


José Antonio Fernández: ¿Por qué te gusta tanto la política? Hay quien la desprecia.
María Rojo:
Yo vengo de una familia política. Mi mamá era maestra y estaba en el Partido Comunista, ella era una profesora extraordinaria, me dejó las ideas de izquierda. Nos leía el periódico todos los días y nos hablaba a diario de lo que ocurría con nuestro país.

Justo el año que falleció mi mamá, llegaron a mi casa para invitarme a participar activamente en política. Acepté. Era una deuda que yo tenía con mi madre que siempre le dio valor serio a la política.

Te quiero aclarar que mi mamá era una profesora que cuando asistía a las manifestaciones podían sacarla a guamazos, no era una maestra como lo es Elba Esther Gordillo. Mi madre vivió siempre de su trabajo como profesora. Murió jubilada con un sueldo de miseria.


José Antonio Fernández: La política es despreciada por mucha gente que la ve como algo sucio, en lo que hay muchas trampas y engaños.
¿Qué me dices tú de la política?
María Rojo:
Yo tengo cómo responder a todo lo que me pregunten sobre mi actuación como política y también en el escenario.
Como delegada arreglé los teatros, hice una Clínica para la mujer en Santa Úrsula, decidí cambiar todo el sistema de tuberías de Miguel Ángel de Quevedo y muchas cosas más.

En la política es muy bonito el poder tomar decisiones y trabajar para ayudar a la gente, aclarando que lo haces con un dinero que no es de tu bolsa.

De mi bolsa no habría podido construir una clínica para la mujer ni otorgar 500 millones de pesos para producir películas mexicanas.

José Antonio Fernández: ¿Tienes exclusividad en Televisa?
María Rojo:
De los 8,000 actores que existimos en México, 200 tienen exclusividad en Televisa. Esos 200 viven muy bien, el resto no.
Yo tenía esa exclusividad hasta antes de entrar al Senado. Mi exclusividad era muy generosa.


José Antonio Fernández: ¿El estar en la política es para ayudar?
María Rojo:
Aunque esa idea de Gabriel García Márquez está muy trillada porque todo mundo la usa, sí creo que tanto ser artista como estar en la política tiene que ver con la famosa frase: lo hago para que me quieran.

Tuve una prueba hace poco de que sí sucede en la realidad lo que dice la frase: me propusieron en la ANDA para que me encargara de Previsión Social.

No fui a ninguna de las reuniones previas en las que se presentaban las candidaturas, sin embargo votaron por mí y eso me dio una enorme satisfacción.

Por supuesto, mi trabajo como Secretaria de Previsión Social de la ANDA es honorífico.

José Antonio Fernández: ¿Qué te dice el que México se haya convertido en un país de migrantes y que al mismo tiempo el cine mexicano no logre hacer taquilla?
María Rojo:
Que México sea hoy un país de migrantes me da un tremenda tristeza.
Ambas problemáticas tienen que ver con un problema de educación y de cultura, por eso propuse que la cultura sea una garantía constitucional.

Si la cultura fuera un derecho constitucional, el Estado tendría que destinar mejores presupuestos para desarrollar obligadamente la cultura nacional con toda dignidad. Después vendrá el hacer una Ley de Cultura y crear, en su caso, la Secretaría de Cultura.


José Antonio Fernández: ¿Crees que el problema de la no taquilla del cine mexicano está en la ley?
María Rojo:
No, pero la Ley de Cine y los apoyos como Fidecine, Foprocine y el Art. 226 han ayudado y mucho. Ahora estamos luchando para que las salas otorguen dos semanas de gracia a las películas mexicanas.

Actualmente metí tres iniciativas de ley para seguir mejorando las condiciones del cine nacional. No es fácil que se aprueben porque necesitas convencer a todos los partidos y también a los senadores de nuestro propio partido, que no siempre estamos de acuerdo en todas las iniciativas que presentamos.

Yo he conseguido que se aprueben mis iniciativas por unanimidad. Los que siempre se oponen son mis enemigos públicos, que son los tres señores que en México son dueños de prácticamente todo los cines.


José Antonio Fernández: ¿Son tus enemigos públicos los dueños de las cadenas de cines?
María Rojo:
Veo que sí. Lo son, porque cada vez que presento una iniciativa de inmediato ellos vienen al Senado a cabildear con ideas contrarias.

José Antonio Fernández: ¿Cómo resolver el problema de la no taquilla del cine mexicano?
María Rojo:
Cuando producíamos siete películas al año, no había manera de encontrar una solución. Ahora que tenemos setenta cada doce meses, las cosas cambian.

Hay que establecer reglas claras para que las películas mexicanas sí lleguen a la pantalla. Ahí está el punto, y que además tengan oportunidad de ser vistas para que puedan hacer taquilla. No se trata de proyectarlas uno o dos días y después sacarlas de cartelera.

Ese buen momento que vive el cine mexicano, con tanto talento de directores, productores, elenco, fotógrafos, vestuaristas y de todo el personal que participa en cada largometraje, tiene derecho de ser exhibido en las pantallas de su propio país, pero cada vez que intentamos fórmulas que garanticen la exhibición nos topamos con el Tratado de Libre Comercio firmado con Estados Unidos y Canadá.


José Antonio Fernández: ¿Crees que se pueda sacar el cine mexicano del Tratado de Libre Comercio, como lo hizo Canadá (desde el principio) con su industria cinematográfica que la considera como identidad cultural?
María Rojo:
Todo es posible, pero lo veo muy difícil.
Aprovecho para aclarar que yo no estoy a favor de falsos nacionalismos. No se trata de que en las pantallas de cine sólo haya cine mexicano ni de que la gente vea a fuerza el cine de nuestro país, ¡Dios nos libre!

Yo reconozco que no todas las películas mexicanas son buenas, como tampoco lo son todas las que producen los norteamericanos.

Todo el lío viene, aunque suene trillado, de un problema central: el actual sistema neoliberal es una fábrica de pobres, por eso millones se han ido a vivir a Estados Unidos. Y eso es lo que tenemos que cambiar, que es la posicion de la izquierda mexicana. El cine es una muestra de lo que digo: las pantallas cinematográficas del cine en México favorecen en forma desmedida al cine norteamericano, eso es un hecho. Y seguiremos peleando hasta que el cuerpo aguante, o hasta que el pueblo aguante.


José Antonio Fernández: Sin embargo, yo he escuchado decir a directores, como Guillermo del Toro, que hay que encontrar la manera de hacer
rentable el cine mexicano.
María Rojo:
Guillermo del Toro es un garbanzo de a libra.

Lo que pueden decir él y otros como González Iñárritu desde la alturas de Hollywood, es muy respetable pero no tiene nada que ver con lo que vive la mayoría en México. Sucede algo similar a lo que te comenté de los actores, de 8,000 sólo 200 reciben exclusividad de Televisa.

Pregúntale a los actores que quieren abrir un telón en Tamaulipas o Ciudad Juárez. Y además esos actores no tienen jubilación o es muy baja. Quienes la consiguen es de 3,000 pesos al mes.


José Antonio Fernández: Has vencido muchos obstáculos para conseguir de forma simultánea hacer cine, trabajar para Televisa, dedicarte a la política también, ser de izquierda, formar parte del PRD...
¿Cómo has conseguido que se te dé todo esto?
María Rojo:
Porque soy actriz, porque a la hora de las producciones me necesitan para hacer un personaje y me vuelven a llamar.
No muchas veces, pero ya me han dicho: tú no vuelves a trabajar aquí.


José Antonio Fernández: ¿Te lo han dicho?
María Rojo:
Sí, no sólo en Televisa. Me lo dijo también un director de cine. Me amenazó porque me negué a asisitir a una sesión de doblaje, porque yo tenía que presentarme al teatro. Me gritó al teléfono: yo me encargo de que no hagas carrera.

Con el tiempo he aprendido que ellos, todos los productores y directores, necesitan verdaderas actrices y actores para que interpreten los personajes de sus historias, y ahí es cuando se da el momento del llamado.


José Antonio Fernández: Eres una gran actriz, una primerísima actriz.
María Rojo:
En este país hay muchas grandes actrices, y lo digo totalmente en serio. Incluso considero que hay más mejores actrices que mejores actores.

José Antonio Fernández: México es el Hollywood de América Latina, como dice Héctor Abadié, porque nuestro país es un territorio en donde se dan muchos abanicos de emociones y sentimientos y eso lo convierte en tierra fértil para los artistas.
Dime qué esperas de un director.
María Rojo:
Un mal director te hace ver mal y ridícula en una película.
El actor debe confiar en su director porque el actor no se ve en escena. Un actor no se maquilla porque cuando se mira al espejo sólo puede verse desde un sólo punto de vista, por eso necesita ser maquillado por otra persona, por un profesional. Es la maquillista la que puede observar al actor desde todos los ángulos y cuidar bien todos los detalles.

Con un mal director puede suceder que te veas en pantalla y digas: "chinche director, porque me dejó que hiciera esto en escena".
Cuando me invitan a una producción, lo primero que pregunto es: ¿y quién va a dirigir?


José Antonio Fernández: ¿El cineasta es responsable de la taquilla?
María Rojo:
Los cineastas se hacen responsables de una serie de cosas que no corresponden específicamente a su profesión, pero lo tienen que hacer.

Aún los cineastas más reconocidos de México, a quienes les han hecho hasta homenajes y retrospectivas en otros países, requieren de dos, tres, cuatro y hasta más años para levantar un proyecto. Y en ese largo camino necesitan hacerla de todo, no únicamente de cineastas.

En Hollywood el director cuenta con todos los apoyos y se dedica a hacer sólo su trabajo de director, y de guión o producción en el caso que así lo decida.

En México, en cambio, los directores se echan a cuestas la responsabilidad de los proyectos de principio a fin, le hacen a todo para conseguir filmar sus historias.

José Antonio Fernández: Te quiero decir que estoy en una campaña diciendo a diestra y siniestra un hecho muy importante: hay muchas buenas películas mexicanas, muchas.
María Rojo:
Es verdad, hay muchas películas mexicanas buenas. Esta entrega de arieles trae una carretada de largometrajes de calidad. Ahora la competencia por el Ariel no está siendo sencilla porque hay muchos largometrajes importantes.

José Antonio Fernández: En las paredes de tu oficina en el Senado, tienes una serie de objetos que me gustaría me explicaras el por qué los elegiste.
Hay un papalote que te obsequió Carlos Monsiváis, ¿por qué lo conservas?
María Rojo:
Por lo que representa Carlos Monsiváis, era como el alma del pueblo mexicano. Hace falta todos los días la lectura que le daba a las cosas.

José Antonio Fernández: También tienes un texto de José Emilio Pacheco.
María Rojo:
Lo tengo porque me fascina como escribe. Soy muy difícil para los poemas, pero uno que siempre tengo presente es Irás y no volverás, de José Emilio Pacheco.
Admiro también mucho a Carlos Pellicer.


José Antonio Fernández: Vi en tu oficina cuadros de pintores. Uno de ellos es de De la Rosa.
María Rojo:
El de De la Rosa me lo envió. No me conocía. Ahora ya nos hemos visto y hasta he ido a bailar con él.
El que está hecho con trozos de vestidos, me lo obsequiaron en Oaxaca.


José Antonio Fernández: ¿Qué es bailar para tí?
María Rojo:
Es todo. Me gusta mucho bailar. Fui hace uno días con Pepe Arévalo. Me gusta bailar todo, no sólo el danzón que me enseñó el maestro Platas.

Me gusta bailar en pareja. Como soy disléxica nunca pude con las clases de baile, cuando me decían a la izquierda yo me iba a la derecha. Por ser disléxica confundo los números romanos y algunas letras porque las leo al revés. Cuando veo una X debo hacer un ejercicio de pensamiento para leer bien esa palabra.

Cuando debo leer en público en ocasiones me equivoco, y no es porque no sepa leer, es por mi dislexia.


José Antonio Fernández: ¿Qué es la vida para tí?
María Rojo:
Es una fiesta, hasta lo sufrido...


 



Otras
Entrevistas con:
FERNANDO GAMBOA / Secretario de Desarrollo Econmico del gobierno de Campeche
CARLOS SLIM / Empresario e Ingeniero
Germn Bracco / Actor
SANDRO HALPHEN / Corporativo Premiere Entertainment Group (PEG)
EUGENIO CABALLERO / Director de Arte
FREDY Y LA CARACOLA
COLUMBA VRTIZ / Reportera
OMAR CHAPARRO / a
MARA NOVARO / Directora de Imcine
ANGLICA LARES / Directora de El Taller de El Chucho
Arcelia Ramrez / Mejor Actriz
DANIEL BIRMAN RIPSTEIN / Director
Luis Estrada / Director
FEDERICO ALARCN CREMOUX / creativo, productor y director
Claudia Goytia / Actriz y maestra de actuacin
Luis Felipe Ybarra / Escritor / Guionista
ENTREVISTA HISTRICA
HUMBERTO PADGETT / Reportero
MANUEL VILLAGRN / Productor
JOS ANTONIO VALDS PEA / Analista y Crtico de Cine
JAIME MAUSSAN / Reportero
RAFAEL MONTERO / Guionista y Director
MNICA CORRAL / estrella de YouTube
TOO HURTADO / creador de Tachidito
SANDRA BECERRIL / Escritora
OLIVER MENESES / Maestro del cartl
LEONARDO GARCA TSAO / Crtico de cine
Fabin Corres / Actor
Paco Prieto / Comuniclogo
Ricardo Arnaiz es Creador y Director...
scar Cadena merece todo nuestro reconocimiento... / Conductor
HABLANDO DE... / Director
KARINA GIDI / Actriz
IGNACIO LPEZ TARSO / Actor
3 DCADAS DE FRASES / personalidades de la industria audiovisual
LUIS DE LLANO MACEDO / Productor de televisin
DANNY TREJO / Actor
BENJAMN MNDEZ / Director Relaciones Publicas
COLOR Cassettes promueve Pocket 6K Pro, cmara cinematogrfica digital porttil
COLOR Cassettes promueve Cinema Line FX3 Sony, fcil de transportar y usar
LAURA GARCA / protagonista de La Dichosa Palabra
RAFA LARA / guionista... / editor, productor, showrunner de series y director,
MARA JOS CADENA / SCAR CADENA / figuras en pantalla del canal EncadenaTV
Irlanda Maya / Reportera
Leticia Salas / Directora del Canal 14 SPR
Ivn Trujillo / Director General TV Unam
Pachis / Standupera / Actriz
Gabriel Torres / Director del Canal 44 de la Universidad de Guadalajara / Presidente de ATEI
Mauricio Alatorre / Director de RCG Media
Arturo Sastr / Mercadlogo, Productor, Publicista...

Votación Sondeo
Qu tipo de campaa publicitaria poltica es mejor para una candidata o candidato a un puesto de eleccin?

  • Definitivamente la campaa de guerra sucia es ms efectiva, que incluya todo tipo de mentiras, Fake News y chismes que enloden al candidato o candidata adversaria

  • 25 %
  • Es mejor una campaa que se base en propuestas y contar lo que en verdad cree y quiere hacer el candidato o la candidata

  • 75 %

     

           


    Sistemas Digitales Sistemas Digitales SONY-STD

       
     Secci�n Revista Virtual Telemundo Entrevistas